27 de mayo de 2017

​Ganglios basales - anatomía y funciones

Anatomía y fisiología de los ganglios basales
  Los ganglios basales son grandes estructuras neuronales subcorticales que forman un circuito de núcleos interconectados entre sí cuya función es la iniciación e integración del movimiento. Reciben información de la corteza cerebral y del tronco del encéfalo, la procesan y proyectan de nuevo a la corteza, al tronco y a la médula espinal para contribuir así a la coordinación del movimiento. Este circuito está compuesto por varias estructuras que se pueden categorizar según su anatomía o su función.
   Anatómicamente los ganglios basales son masas de sustancia gris en el telencéfalo que incluyen: 1) núcleo (n) caudado, 2) n lenticular (formado por el n putamen y el globo pálido externo e interno, 3) y la amígdala. Funcionalmente se relacionan a través de múltiples conexiones con núcleos próximos que incluyen al núcleo subtalámico (en el diencéfalo), la sustancia negra pars compacta y reticulata (en el mesencéfalo) y el n pedúnculopontino (en el puente). Para entender su fisiología conviene categorizar los ganglios de la base en estructuras funcionales que son: 1) el estriado, (compuesto por el núcleo (n) caudado, n putamen y n accumbens) 2) el globo pálido interno (GPI) y la sustancia negra pars reticulata, el globo palido externo (GPE), el núcleo subtalámico y la sustancia negra pars compacta (SNpc). La relación anatómica y fisiologica entre estas estructuras se muestra en las figuras siguientes.


Imagen relacionada
Imagen relacionada
   El estriado es la estructura funcional "receptora" de aferencias extrínsecas a los ganglios basales, a través de diferentes neurotransmisores, en su mayoría excitatorios. Recibe proyecciones: 1) de la corteza cerebral (glutamatérgicas), 2) del tálamo (glutamatérgicas), y 3) de estructuras del tronco del encéfalo: SNpc (dopaminérgicas), del Núcleo pedúnculo pontino (NPP) del puente (glutamatérgicas y colinérgicas), del n dorsal del rafe (serotoninérgicas) y del locus coeruleus (noradrenérgicas).Resultado de imagen de ​Ganglios basales anatomía y funciones
   La estructura eferente de los ganglios basales es el globo pálido interno, que envía proyecciones gabaérgicas para comunicarse con la corteza frontal a través los núcleos motores del tálamo (ventral anterior y ventrolateral). Las vías eferentes se dividen clásicamente en dos: la vía directa y la vía indirecta.
   La vía directa se activa mediante los receptores dopaminérgicos tipo 1 (D1). Las neuronas espinosas medianas del estriado, producen una inhibición gabaérgica del GPI y la SNr que a su vez inhibe el tálamo cuya función es excitatoria sobre la corteza frontal. Por tanto, cuando el estriado recibe las proyecciones dopaminérgicas de la SNpc, se activa la vía directa y se activa la corteza motora (ya que se inhibe la proyección inhibitoria del GPI sobre el tálamo). La función de la vía indirecta es la contraria y normalmente está inhibida por las proyecciones dopaminérgicas de la SNpr a través de receptores dopaminérgicos D2. Al encenderse, a través de proyecciones gabaérgicas levanta el freno sobre el NST, cuya función habitual es la activación del GPI, que como se ha mencionado previamente, actúa como inhibidor tálamico y de la corteza. Por tanto;
   Resumen esquemático de las eferencias estriatales (en negrita neurotransmisor inhibitorio y en cursiva neurotransmisor excitatorio):
Resultado de imagen de ​Ganglios basales anatomía y funciones

   1. Via Directa – (activada por receptores D1)
   Estriado (neuronas espinosas medianas) —Gaba —> GPI/SNr — Gaba—>Talamo (VA/VL) —Glu—> Cortex premotor
   Resumen: Si la vía esta encendida ("on"), el GPI esta inhibido, el tálamo activo y por tanto la corteza activada.
   2. Vía indirecta (inhibida por receptores D2)
   Estriado (neuronas espinosas medianas) —Gaba—> GPe —Gaba—> STN —Glu—> GPI/SNr/PPN —Gaba—> Talamo (VA/VL) —Glu—> Cortex premotor
   Resumen: si la vía está "on" el GPI está activo, el tálamo inhibido y por tanto la corteza inhibida.
   Por tanto, en presencia de dopamina, neurotransmisor aferente fundamental de los ganglios basales, se activa la vía directa y por tanto la corteza está activada, mientras que se apaga la vía indirecta, y por tanto la corteza no esta inhibida.
Imagen relacionada
   Los trastornos de los ganglios basales se producen como consecuencia de la neurodegeneración o agresión secundaria de cualquiera de sus estructuras, produciendo un desequilibrio en este complicado circuito y por tanto una alteración de la coordinación motora. Se dividen en patologías hipocinéticas que implican pobreza de movimiento y en patologías hipercinéticas caracterizadas por exceso de movimiento.
http://www.neurowikia.es/

Pediofobia - miedo a las muñecas

Resultado de imagen de pediofobia


La pediofobia es el miedo intenso e irracional a las muñecas. Las personas pediofóbicas pueden temer muñecas con rasgos exagerados o reales.
Algunas personas también experimentan miedo a maniquíes y marionetas, otras temen tipos específicos de éstas, como muñecas de porcelana, y los casos más severos temen todo tipo de muñecas.
La palabra pediofobia proviene del griego paidion (niño) y phobos (fobia o miedo).

Síntomas

Los síntomas de la pediofobia varían según la persona.
Algunas, al enfrentarse al miedo a las muñecas pueden sudar, sentirse incómodas o tener náuseas. En el extremo opuesto, otras personas están tan comprometidas con esta fobia que pueden experimentaransiedad paralizante y ataques de pánico.
Otros síntomas comunes de pediofobia incluyen:
  • boca seca
  • sentidos intensificados
  • dificultad para respirar
  • sensación de mareo
  • tensión muscular
  • hiperventilación
  • temblor
  • latido rápido
  • sentimiento de estar fuera de control
  • sentimiento de estar atrapado y sin poder escapar
  • sentimiento intenso de desastre inminente

Causas

Como en todas las fobias, las personas afectadas por pediofobia pueden haber experimentado un trauma en algún momento de su vida. Esta experiencia traumática se ha luego asociado subconscientemente con las muñecas, creando un temor hacia éstas.
Tal vez la persona pediofóbica recibió una muñeca que la asustó. O quizás simplemente odiaba las muñecas y, con el tiempo, esto se convirtió en una fobia.
Por supuesto, las películas de terror, las cuales suelen mostrar fetichismos hacia muñecas (pues muestran muñecas que dan miedo, o simplemente porque algún malo se maquilla como una) hacen muy poco para disminuir la respuesta fóbica en estos individuos, y por lo general contribuyen a alimentarla.
Cualquiera que sea la causa, la persona afectada, al hacerle frente a la pediofobia puede experimentar ansiedad y agitación emocional, la cual puede ser totalmente perjudicial para su conducta e impedirle llevar una vida normal.

Una fobia similar a la coulrofobia

Igual que los payasos, los muñecos se asocian a los niños y producen sensaciones y emociones diversas en nosotros. Solemos asociarlos a momentos divertidos y entrañables; y los muñecos son ideales como forma de entretenimiento.

Pero a pesar de esta imagen que tenemos de los payasos y los muñecos, estas figuras también se asocian a imágenes negativas y desagradables, llegando a provocar auténtico pavor. Los payasos y los muñecos también son figuras de terror en el mundo del cine, y han actuado como asesinos en algunas películas. En el caso de los payasos, la realidad ha superado la ficción, y es conocido John Wayne Gacy, el tétrico caso del payaso asesino, que se disfrazaba para cometer sus crímenes.

Diagnóstico

La gran mayoría de los casos de pediofobia son auto-diagnosticados. El individuo se da cuenta de que el miedo a las muñecas es irracional y está comprometiendo seriamente su conducta y vida social.
Una persona pediofóbica puede discutir su fobia con su médico de cabeceara o atención primaria. Esto no creará un diagnóstico personalizado, pero ayudará al médico a descartar causas médicas para la fobia.
Si el médico no encuentra razones físicas para el miedo, derivará al paciente a un profesional de salud mental o terapeuta para ayudarlo a obtener un diagnóstico personalizado.

Tratamiento

Cuando el miedo en las muñecas es tan intenso que impide que el afectado lleve a cabo una vida normal, éste busca atención psicológica. Existen un gran número de maneras de tratar pediofobia.
Entre estos tratamientos disponibles, resaltan:
  • tradicional terapia de “hablar”, que enseñará al afectado a reconocer y controlar su fobia
  • hipnoterapia
  • terapia de exposición
  • técnicas de auto-ayuda, como la relajación muscular progresiva
  • grupos de apoyo con otras personas que están lidiando con esta fobia específica
  • terapia cognitivo-conductual o terapia de desensibilización
  • técnicas de relajación como la respiración profunda y la visualización
  • en casos graves de pediofobia, medicamentos contra la ansiedad
Como sabemos, la pediofobia es un miedo intenso e irracional a las muñecas. En algunos casos, este puede llegar a ser tan abrumador que detiene por completo la capacidad de un individuo para llevar a cabo una vida normal.
En los casos más graves, si no es tratada, puede poner en riesgo su vida personal y social, del mismo modo que sus relaciones profesionales. Si no se trata, esta fobia podría llegar a tener un impacto devastador e irreparable en el afectado.
Resultado de imagen de miedo a las muñecas definicion
http://guiapsicologia.com/fobias/pediofobia/
https://psicologiaymente.net/clinica/pediofobia?utm_source=dlvr.it&utm_medium=facebook

Condicionamiento Operante

Resultado de imagen de Castigo Positivo y Castigo Negativo


El condicionamiento operante o condicionamiento instrumental es un tipo de aprendizaje donde el comportamiento se controla con las consecuencias.
Se basa en la idea de que los comportamientos que se refuerzan tienden a mostrarse en más ocasiones, mientras que los comportamientos que son castigados se extinguen.
condicionamiento operante con rata
¿Cuál es la diferencia entre el condicionamiento operante y el condicionamiento clásico? En el condicionamiento operante, una respuesta voluntaria es seguida por un reforzador. De esta manera, la respuesta voluntaria (por ejemplo, estudiar para un examen) es más probable que se realice en el futuro. Al contrario, en el condicionamiento clásico un estímulo activa automáticamente una respuesta involuntaria.
El condicionamiento operante puede describirse como un proceso que intenta modificar el comportamiento mediante el uso del refuerzo positivo y negativo. A través del condicionamiento operante, un individuo hace una asociación entre un comportamiento particular y una consecuencia. Ejemplos:
  • Los padres recompensan las buenas calificaciones de un niño con dulces o algún otro premio.
  • Un maestro premia a aquellos estudiantes que son tranquilos y educados. Los estudiantes se dan cuenta que al comportarse así reciben más puntos.
  • Un alimento se da a un animal cada vez que presiona una palanca.
B.F. Skinner (1938) acuñó el término acondicionamiento operante. Skinner identificó tres tipos de respuestas o operantes que pueden seguir el comportamiento:
  • Operantes neutrales: respuestas del entorno que no aumentan ni disminuyen la probabilidad de que se repita un comportamiento.
  • Reforzadores: respuestas del entorno que incrementan la probabilidad de repetición de un comportamiento. Los reforzadores pueden ser positivos o negativos.
  • Castigos: respuestas del entorno que disminuyen la probabilidad de que se repita un comportamiento. El castigo debilita el comportamiento.
Resultado de imagen de Castigo Positivo y Castigo Negativo

Antecedentes del condicionamiento operante

Thorndike fue el primero en reconocer que este condicionamiento incluye algo más que una respuesta y un reforzador. La respuesta se da en presencia de unos estímulos determinados, considerándose tres sucesos: el estímulo, la respuesta y la consecuencia de la respuesta o reforzador.
Esta estructura facilita el desarrollo de diferentes vinculaciones como sería la asociación entre el estímulo y la respuesta, la cual fue para Thorndike clave para la formulación de la ley del efecto. A través de ésta afirmó que las respuestas que vayan seguidas de consecuencias reforzantes, tendrán mayor probabilidad de ocurrencia cuando el estímulo vuelva a aparecer.
Por el contrario, aquellas respuestas que son seguidas de consecuencias negativas, tendrán una menor probabilidad de ocurrencia cuando el estímulo vuelva a aparecer. La ley del efecto es el antecedente del condicionamiento operante o condicionamiento instrumental, como era nombrado por Thorndike.
Pero para Skinner, psicólogo del conductismo, el condicionamiento era el fortalecimiento de las conductas según las consecuencias que anteriormente se hubieran obtenido.
En esta línea, existen dos formas de condicionamiento:
  • El clásico o pavloviano: se basa en la asociación de estímulos incondicionados y condicionados, siendo las respuestas controladas por los estímulos antecedentes.
  • El condicionamiento operante: los estímulos consecuentes o reforzadores hacen que se emita una conducta determinada. Skinner explica que si la conducta es seguida de un reforzador positivo, aumentaría la probabilidad de emisión de dicha conducta en un futuro. Al contrario, si una respuesta no va seguida de un reforzador o ese reforzador es negativo, la probabilidad de emitir dicha conducta en un futuro será menor.

Conceptos básicos del condicionamiento operante

Refuerzo

Es el responsable de la emisión de respuestas, es decir, de la probabilidad de que sucedan, sea mayor o menor en un futuro. Es un estímulo reforzante y consecuente, ya que se da una vez se ha producido la respuesta.
Es imposible saber si un reforzador determinado influye en la conducta hasta que no se presenta de manera contingente con una respuesta y se comprueba que el comportamiento cambia a consecuencia del reforzador.
Existen dos tipos de refuerzo: positivo y negativo. Ambos tienen la misma finalidad de aumentar la probabilidad de que la respuesta se emita en situaciones futuras. Además, para Skinner los reforzadores se definen por medio de las conductas que son observables y medibles.

Refuerzo positivo

El refuerzo positivo refuerza un comportamiento proporcionando una consecuencia que un individuo encuentra gratificante.

Refuerzo negativo

La eliminación de un reforzador desagradable también puede fortalecer un comportamiento. Esto se conoce como refuerzo negativo porque es la eliminación de un estímulo adverso que es “gratificante” para el animal o la persona. El refuerzo negativo refuerza el comportamiento porque detiene o elimina una experiencia desagradable.

Reforzadores primarios

Serían todos aquellos reforzadores básicos que no necesitan de ninguna historia de condicionamiento previa para funcionar como tales. Algunos ejemplos serían el agua, la comida y el sexo.

Reforzadores secundarios

Los reforzadores secundarios si estarían basados en historias previas de condicionamiento gracias a la asociación con estímulos incondicionados. Algunos ejemplos serían el dinero y las calificaciones.

Contingencia de tres términos

Es el modelo básico del condicionamiento operante y está formado por tres componentes: el estímulo discriminativo, la respuesta y el estímulo reforzador.
Un estímulo discriminativo sería aquel que va a indicar al sujeto que el reforzador está disponible, señalando que si lleva a cabo una determinada conducta podrá obtener dicho reforzador. En contraposición tenemos el estímulo delta o estímulos que indican que la conducta no va a llevar a la obtención de ningún tipo de reforzador.
La respuesta sería la conducta que realizará el sujeto, cuya ejecución le llevará o no a la obtención del estímulo reforzador.
Un estímulo reforzador, como se ha mencionado anteriormente, es el responsable de la emisión de la conducta ya que gracias a su aparición la probabilidad de emisión de una respuesta aumentará o disminuirá en el futuro.

Conceptos a conocer del condicionamiento operante

Castigo

El castigo también se mide por sus efectos en la conducta del sujeto. En cambio, a diferencia del refuerzo, lo que se pretende es la disminución o supresión de una determinada conducta.
Un castigo reduce la probabilidad de emisión de una conducta en situaciones posteriores. No obstante, no elimina la respuesta ya que si la amenaza de castigo disminuye, la conducta puede volver a aparecer.
En el castigo también existen dos tipos o procedimientos diferentes, castigo positivo y castigo negativo.

Castigo positivo

Este implica la presentación de un estímulo aversivo tras la realización de un determinado comportamiento. Es dado de manera contingente a la respuesta dada por el sujeto.

Castigo negativo

Consiste en la eliminación de un estímulo como consecuencia de un determinado comportamiento, es decir, consiste en la retirada de un estímulo positivo tras la realización de una determinada conducta.

Extinción

En la extinción se deja de emitir una respuesta debido a que el reforzador ya no aparece. Este proceso se basa en dejar de proporcionar el reforzador correspondiente que se espera conseguir y que ha hecho que ese comportamiento se mantenga a lo largo del tiempo.
Cuando una respuesta se extingue, el estímulo discriminativo pasa a ser estímulo de extinción. Este proceso no debe confundirse con el olvido, que es dado cuando la fuerza de un comportamiento disminuye al no haber sido emitido en un período de tiempo.

Generalización

Ante una situación o estímulo determinado se condiciona una respuesta, que puede aparecer ante otros estímulos o situaciones parecidas.

Discriminación

Este proceso es el opuesto al de generalización, en él se responde de manera diferente según el estímulo y el contexto.

Programas de refuerzo

Resultado de imagen de programas de refuerzo
Skinner también estableció gracias a sus investigaciones diversos programas de refuerzo, entre los que están los programas de reforzamiento continuo y los programas de reforzamiento intermitente.

Programas de refuerzo continuo

Están basados en el reforzamiento constante de la respuesta cada vez que se presente, es decir, cada vez que el sujeto ejecute la conducta deseada obtendrá un estímulo reforzador o positivo.

Programas de refuerzo intermitente

En cambio, aquí el sujeto no siempre obtiene el reforzador al realizar la conducta deseada. Estos se definen en base al número de respuestas dadas o al intervalo de tiempo transcurrido entre respuestas, dando lugar a diferentes procedimientos.

Programas de razón fija

En estos programas el reforzador se proporciona cuando el sujeto genera respuestas fijas y constantes. Por ejemplo, en un programa de razón 10 la persona obtiene el reforzador tras haber realizado diez respuestas cuando se presenta el estímulo.

Programas de razón variable

Éste se construye igual que el anterior, pero en este caso el número de respuestas que el sujeto debe dar para obtener el reforzador es variable.
El reforzador seguiría dependiendo del número de respuestas emitidas por el sujeto pero con una razón variable, gracias a la cual se evita que el sujeto llegue a predecir cuándo obtendrá el reforzador.

Programas de intervalo fijo

En los programas de intervalo la obtención del reforzador no depende del número de respuestas que el sujeto dé, sino que está determinado por el tiempo transcurrido. En consecuencia se refuerza la primera respuesta producida después de haber pasado un periodo de tiempo determinado.
En los programas de intervalo fijo el tiempo entre reforzador y reforzador es siempre el mismo.

Programas de intervalo variable

En estos programas el reforzador se obtiene después de un tiempo, aunque el tiempo es distinto para cada reforzador recibido.

Cambio conductual

Aproximaciones sucesivas o moldeamiento

El moldeamiento consiste en el cambio conductual a través del moldeamiento de conductas o el refuerzo diferencial de aproximaciones sucesivas.
Para moldear una conducta concreta se siguen una serie de pasos. En primer lugar se identifica cuál es la conducta inicial que se pretende moldear para saber a cuál se quiere llegar.
Después, se delimitan los posibles reforzadores que se van a emplear y se separa en pasos o etapas el proceso para llegar a la conducta final, reforzando cada etapa o aproximación sucesiva hasta llegar a la última.
Con este procedimiento dinámico se van transformando tanto las conductas como sus consecuencias. En este sentido, se refuerzan las aproximaciones sucesivas hacia una conducta objetivo.
No obstante, para que se pueda llevar a cabo, es necesario partir de una conducta previa que ya realice el sujeto, para así ir reforzando poco a poco sus conductas hasta llegar a la meta.

Encadenamiento

Con él se forma una nueva conducta a partir de la descomposición en pasos o secuencias más sencillas, reforzando cada respuesta dada en cada uno de los pasos para así llevar al establecimiento de una respuesta más compleja en el repertorio conductual del sujeto.
Se pueden llegar a formar cadenas largas de respuestas utilizando reforzadores condicionados, adoptando una unidad funcional y cuyo establecimiento lleva a la adquisición y definición de una destreza particular.

Referencias

  1. Condicionamiento operante. Recuperado de wikipedia.org
  2. Condicionamiento operante. Recuperado de e-torredebabel.com.
  3. Recuperado de biblio3.url.
  4. Ley del efecto. Recuperado de wikipedia.org.
  5. Extinción. Recuperado de wikipedio.org.
  6. Domjan, M. Principios de aprendizaje y conducta. Paraninfo. 5ª edición.
  7. https://www.lifeder.com/condicionamiento-operante/
Carmen Ibanco Saborido

Castigo Positivo y Castigo Negativo - ¿cómo funcionan?

Estas dos técnicas de modificación conductual han sido usadas en educación y en psicoterapias.
Las personas nos comportamos de diferente manera según la situación. Intentamos adecuar nuestra conducta a las situaciones que vivimos, de modo que resulte adaptativa en el medio natural y social. Sin embargo, en algunos casos se llevan a cabo diferentes conductas que nos resultan desadaptativas, no se adecuan ni permiten una buena convivencia o bien dificultan la relación entre semejantes.

En ocasiones puede ser necesario hacer una modificación de dichas conductas. Dos de las procedimientos más básicos a la hora de modificar conductas, especialmente a la hora de disminuir su frecuencia, son el castigo positivo y el castigo negativo. ¿Cómo funcionan?

El castigo como técnica de modificación de conducta

El castigo es un tipo de técnica de modificación de conducta basada en el conductismo, concretamente en el condicionamiento operante, el cual se basa en que la realización de una conducta y su frecuencia está influenciada por las consecuencias que tenga dicha conducta.

Si una conducta tiene como consecuencia la administración de algún tipo de reforzador deseado o la evitación o retirada de un estímulo aversivo la conducta se hará más frecuente, mientras que si en vez de ello la consecuencia es la aparición de estimulación aversiva o la retirada de estímulos reforzantes la conducta tenderá a disminuir.

En el caso del castigo, estaríamos ante un tipo de procedimiento mediante el cual se pretende influir en la frecuencia de un comportamiento para provocar una disminución de ésta, o bien su completa eliminación. 

Existen dos tipos de castigo en función de si actúan mediante la administración de estímulos aversivos o la eliminación de una estimulación positiva: el castigo positivo y el castigo negativo respectivamente. En ambos casos el castigo debe aplicarse de manera contingente a la conducta a disminuir, de manera que pueda considerarse una consecuencia de la acción.

El Castigo Positivo

El castigo positivo es aquél en el que se aplica un estímulo aversivo para el sujetoante la realización de una conducta determinada, haciendo del estímulo una consecuencia de su realización, con el fin de que el individuo disminuya la frecuencia o deje de realizar la conducta en cuestión.

De este modo, el mecanismo básico del castigo positivo es presentar un estímulo desagradable cada vez que la persona haga la conducta no deseada. Se recomienda que se utilicen estimulaciones de forma coherente, de manera que a la conducta siempre le siga la consecuencia. La modificación de conducta se produce como manera por parte del sujeto de evitar o escapar a la estimulación aversiva.

El castigo positivo es un procedimiento en el que se basan diversas técnicas, tales como el conjunto de terapias aversivas (eléctrica, olfativa, gustativa, táctil, auditiva, química o encubierta), la saciación como práctica masiva en diferentes trastornos adictivos, la sobrecorrección o la pantalla facial.

El Castigo Negativo

El funcionamiento básico del castigo negativo se basa en la retirada de un estímulo deseado y reforzador por parte del sujeto ante la realización de una conducta concreta, de manera que el sujeto disminuya su frecuencia en prevención de dicha pérdida.

En resumen, en el castigo negativo se retira algo que la persona desea cada vez que hace la conducta indeseada. En este sentido hay que tener en cuenta que el estímulo a retirar sea significativo para la persona, pues de lo contrario no tendría efecto.

Como procedimientos basados en el castigo negativo destacan técnicas como el tiempo fuera, el coste de respuesta, y forma parte de otros como el contrato de contingencias.

Usos y consideraciones respecto a la efectividad de estas técnicas

Tanto el castigo positivo como el castigo negativo han sido aplicados en diversos contextos. Se aplican en la práctica clínica, la educación, el mundo de la empresa o incluso a nivel jurídico (las sanciones legales pueden considerarse castigos positivos o negativos).

Ambos tipos de castigo son procedimientos que tienen éxito en la disminución o incluso extinción de conductas de forma bastante veloz. Si se opta por su aplicación,debe ejecutarse de manera consistente y contingente a la conducta y de manera proporcional a la gravedad de la conducta. 

Sin embargo, hay que tener en cuenta que el cambio que producen suele ser únicamente superficial y basado en el miedo al castigo, no generando un verdadero cambio en las actitudes en la mayor parte de los casos.

Además, puede provocar que el miedo se generalice y provoque temor hacia la persona o institución que aplica el castigo, así como resentimiento hacia este. Las relaciones con el que aplica el castigo, pues, pueden llegar a empeorar sustancialmente, en el peor de los casos. También empeora la sensación de control y la autoestima si no se comprenden las causas del castigo o qué hacer para actuar correctamente.

Referencias bibliográficas:

  • Almendro, M.T. (2012). Psicoterapias. Manual CEDE de Preparación PIR, 06. CEDE: Madrid.
  • Caballo, V. (1991). Manual de Técnicas de Terapia y Modificación de Conducta. Siglo XXI. Madrid.
  • Domjan, M. & Burkhard, B. (1990). Principios de aprendizaje y de la conducta. Debate. Madrid.
  • Labrador F.J.; Cruzado F. J. & López, M. (2005). Manual de técnicas de modificación y terapia de conducta. Pirámide: Madrid.
Oscar Castillero MimenzaPsicólogohttps://psicologiaymente.net/

26 de mayo de 2017

Las 4 diferencias entre la timidez y la fobia social

Uno de ellos es un rasgo de personalidad y el otro es un trastorno, pero puede costar distinguirlos.
Nos encontramos con una persona que no se atreve a expresarse o hablar en público y que mantiene inhibida la expresión de sus pensamientos. Esta persona sufre por ello y encuentra dificultades a la hora de relacionarse y defender su postura. ¿Por qué le cuesta tanto? Algunos interpretan que esta persona es tremendamente tímida, mientras que otros consideran que tiene fobia social. Pero, ¿qué diferencias hay entre una cosa y otra?
Con este fin vamos a realizar una breve definición de cada uno de los dos conceptos, para posteriormente centrarnos en las diferencias entre timidez y fobia social.

¿Qué entendemos por timidez?

La timidez es una característica de personalidad presente en una gran cantidad de personas en la que el sujeto que la posee tiene dificultad en expresarse en público y vincularse con sus semejantes, cosa que les supone un cierto esfuerzo y les suele generar ansiedad
Este tipo de personas tienden a ser calladas no porque no tengan qué decir sino porque les causa temor hacerlo debido a la posibilidad de ser juzgadas negativamente.
No se trata de que la persona tímida sea introvertida (de hecho personas tímidas pueden en realidad ser muy extravertidas), sino que por temor tienen a extremar la prudencia respecto a qué dicen y a quién, y no se atreven a exponer sus puntos de vista con firmeza. Estas personas pueden sentirse inseguras e incómodas en situaciones sociales, y por lo general no suelen tratar con grandes grupos de personas desconocidas. 
Una persona tímida puede sufrir por dicha timidez al provocarle cierto aislamiento y limitación de la vida social. Sin embargo la timidez no es considerada una patología a menos que se lleve al extremo y se eviten activamente situaciones sociales o se generen síntomas como crisis de ansiedad de tener.

La fobia social

La fobia social o trastorno de ansiedad social es un trastorno vinculado a la ansiedaden el que el sujeto que lo padece tiene un miedo irracional y persistente a exponerse en situaciones sociales o ante determinadas personas, debido al miedo a ser juzgados o realizar alguna actuación que les ponga en ridículo.
La persona intenta en la medida de lo posible evitar las situaciones sociales y siente un elevado nivel de ansiedad si se ve obligado a participar en dichas situaciones, pudiendo llegar a experimentar crisis de ansiedad. La persona reconoce que su miedo es irracional, y no es debido a otros trastornos o al consumo de sustancias.
Este trastorno puede presentarse de manera generalizada o bien circunscribiendo el pánico a situaciones concretas como realizar una exposición o un tipo determinado de actividad en público.

Diferencias entre timidez y fobia social

Como podemos ver por las definiciones de timidez y de fobia social, ambos conceptos se asemejan en el núcleo del concepto: en los dos casos la personapadece un miedo a ser juzgada socialmente por sus actos o palabras, inhibiendo su interacción con sus semejantes en algún grado y provocando esto una limitación más o menos severa de la expresión y de la vinculación social.

De hecho, en ocasiones se considera que la fobia social es el extremo patológico de la timidez, y no es extraño que personalidades con un elevado nivel de timidez en la infancia puedan desarrollar en el futuro fobia social (si bien no tiene porqué ocurrir).
A pesar de las semejanzas antes mencionadas, podemos encontrar diversas diferencias entre timidez y fobia social, siendo algunas de las principales las siguientes.

1. La no evitación de la interacción social

En primer lugar, la timidez es una característica de personalidad más o menos estable a lo largo de la vida, si bien puede reducirse según varíe la experiencia vital del sujeto. Pero a pesar de que puede producir algunas limitaciones no es considerada un trastorno.
La fobia social implica la presencia de un elevado nivel de miedo a confrontar situaciones sociales que provocan su evitación de manera continuada y persistente. Sin embargo la persona tímida sí es capaz de llevar a cabo una interacción en situaciones sociales y aunque no se sienta segura en dichos contextos no los evita de manera tan activa. Por ejemplo, el tímido tal vez vaya a una fiesta aunque no hable mucho, pero el fóbico lo evitará si puede hacerlo.

2. El miedo generalizado

Otro punto en que se diferencian ambos conceptos es que mientras la persona tímida suele sentirse incómoda ante situaciones o personas concretas, en la fobia social el miedo y la tiende a ser más generalizado (aún si estamos hablando de una fobia circunscrita).

3. Diferencias fisiológicas

Un tercer punto de contraste es la presencia de sintomatología a nivel fisiológico. Una persona tímida puede sufrir sonrojos, sudoración, molestias gastrointestinales y cierto nerviosismo al exponerse, pero en general no se generan grandes alteraciones. Sin embargo en el caso de la fobia social pueden llegarse a experimentar taquicardias, dificultades respiratorias y crisis de ansiedad severas no sólo al enfrentarse a la situación, sino también al imaginarla anticipadamente.

4. La intensidad de la limitación

Por último, la persona tímida puede sufrir en un momento determinado a causa de la percepción de incapacidad para relacionarse o defender su punto de vista, pero en el caso de una fobia social el miedo y la preocupación son más continuados y limitadores de su calidad de vida.
Así, alguien tímido puede preferir cruzar por una calle en vez de por la que hay a unos pocos metros para no encontrarse con alguien determinado, mientras que una persona con fobia social es capaz de no salir de casa al saber que a esa hora una persona que le gusta vuelve del trabajo y podría encontrársela por casualidad.

Oscar Castillero Mimenza
Psicólogo
https://psicologiaymente.net