28 de abril de 2017

Las emociones

Resultado de imagen de psicologia tipos de emociones


Las emociones constituyen fuerzas poderosas que ejercen una gran influencia sobre la conducta de las personas y de los animales. Están implicadas en muchas de nuestras decisiones vitales y, por ello, vale la pena conocerlas como un primer paso para aprender a controlarlas cuando nos bloquean o perturban negativamente nuestra conducta, nuestros pensamientos o nuestro estado de ánimo.

Definición:

La palabra emoción proviene de la palabra latina movere (mover hacia afuera), se utilizó para referirse a una agitación o perturbación física, después pasó a indicar una perturbación social o política y, finalmente, se utilizó para referirse a cualquier estado mental agitado e impulsivo de las personas.
La emoción no es algo exclusivo del ser humano, Darwin estudió la conducta expresiva de los animales relacionada con la postura de sus cuerpos. Según Darwin, la expresión de las emociones a través de los cambios corporales y de movimientos específicos tiene una función adaptativa en la vida del animal, ya que sirve de preparación para la acción y para la conservación de la vida. Muchas emociones tiene un carácter innato y otras son aprendidas.

A veces, utilizamos los términos afecto y sentimiento como sinónimos de emoción; sin embargo, el término emoción es más amplio que el de sentimiento ya que en la emoción existen, además del componente personal o subjetivo otros componentes, como los fisiológicos, los conductuales o los derivados del propio estímulo que ha provocado dicha emoción. Algunos autores hacen coincidir el concepto de emoción con otros conceptos, como impulso, motivación o arousal(activación fisiológica).

Los mecanismos cerebrales implicados en la activación de las emociones son dos redes neurales: la red subcortical y la red corticolímbica. El elemento central de estas dos redes es la amígdala, una pequeña estructura nerviosa del tamaño aproximado de una almendra, situada debajo de cada lóbulo temporal. La red subcortical puede activar emociones sin que intervenga la corteza cerebral, esta vía parece que permite que alguna parte de la información de los estímulos pueda ser procesada rápidamente y ponga al individuo en disposición de responder con eficacia a los peligros del medio. Pero la amígdala influye también en el procesamiento cortical cognitivo a través de la red corticolímbica con un mayor número de sinapsis. Esta forma de activación es más lenta pero proporciona una información mucho más completa sobre el estímulo.
Resultado de imagen de psicologia tipos de emociones
Principales funciones de la emoción:

Las principales funciones son las de adaptación corporal para los acontecimientos que puedan suceder, de comunicación con nuestros semejantes y de experiencia subjetiva.

Adaptación corporal

Los cambios producidos a nivel corporal constituyen la función más básica de la emoción. La expresión corporal cumple funciones adaptativas. Hay tres sistemas que influyen en la adaptación corporal e interactúan entre sí:

1. El Sistema Nervioso Autónomo con dos subsistemas antagónicos, el Sistema Nervioso Simpático (más activo durante el estado emocional) y el Sistema Nervioso Parasimpático (predomina durante el sueño).

2. El Sistema Endocrino, compuesto de glándulas que segregan hormonas.

3. El Sistema Inmunológico, compuesto por células formadas en el tuétano de los huesos y otras que destruyen sustancias nocivas para el cuerpo.

Los tres sistemas se coordinan entre sí para dar una respuesta al estrés que se organiza en tres estadios:

1. Sensación de alarma, la glándula suprarrenal segrega adrenalina y noradrenalina. La hipófisis segrega la hormona ACTH (corticotropina u hormona estimulante de la corteza suprarrenal) que llega al torrente sanguíneo.

2. Estadio de resistencia, ya no es necesaria la activación de los sistemas autónomo y endocrino.

3. Estadio de agotamiento, se produce si la situación estresante se prolonga demasiado, en él se activan de nuevo los sistemas autónomo y endocrino con el fin de prolongar la vida por algún tiempo.

El mayor nivel de hormonas del estrés debilita el Sistema Inmunitario con lo que facilita que la persona que sufre estrés sea más propensa a sufrir infecciones y caer enferma.

Comunicación social

La experiencia emocional tiene una dimensión conductual-expresiva con un claro valor funcional de comunicación con los demás. Podemos destacar las siguientes funciones:

1. Es un vehículo de comunicación a otras personas de la emoción que se está experimentando, lo que permite predecir las conductas más probables en la persona. Es el modo más importante de comunicación no verbal. La expresión emocional es espontánea en el sentido de opuesta a la comunicación voluntaria e intencional de carácter generalmente verbal.

2. Permite cierto grado de control de la conducta de los demás, ya que sirve de estímulo discriminativo de la respuesta apropiada en esa situación por parte de otras personas. Diferentes experiencias emocionales harán que la persona que las padece reaccione de diferente manera ante las conductas de los demás emitiendo distintas respuestas de forma consistente.
Imagen relacionada

Experiencia subjetiva

Hecho de conciencia por el cual el sistema cognitivo reconoce el estado emocional del individuo. El propio individuo está informado de sus sensaciones y emociones para que pueda actuar en consecuencia.
Imagen relacionada

Clasificación de las emociones:

Existen tres categorías de emociones:

1. Emociones negativas: son emociones desagradables que se experimentan cuando se bloquea una meta, se produce una amenaza o sucede una pérdida; requieren la movilización de importantes recursos cognitivos y comportamentales para la creación y elaboración de planes que resuelvan o alivien la situación.

2. Emociones positivas: son emociones agradables que se experimentan cuando se alcanza una meta, de tal manera que en ellas es menos probable que se necesite la revisión de planes y otras operaciones cognitivas, por esta razón se podría esperar que las emociones negativas sean más prolongadas en el tiempo que las positivas. 
Las emociones negativas tienen un claro valor de supervivencia y adaptación al entorno, mientras que en el caso de las positivas éste no es tan evidente.

3. Emociones neutras: no son agradables ni desagradables, ni positivas ni negativas, pero comparten características de ambas. Se asemejan a las positivas en su brevedad temporal y a las negativas en la gran movilización de recursos que producen.

Las emociones también pueden clasificarse en básicas y no básicas. En las emociones básicas se produce una forma constante de afrontamiento (movilización para la acción) constante mientras que en las no básicas esto no se produce. Las básicas, además, poseen una expresión facial concreta y de carácter universal.

Las emociones no básicas se obtienen a partir de la mezcla de emociones básicas, por ejemplo, los celos serín una mezcla de ira, tristeza y miedo.

Las principales emociones básicas son: el miedo, ansiedad, ira, hostilidad, tristeza, asco, felicidad, amor / cariño, humor y sorpresa.

Emociones negativas

Miedo: El miedo es un sentimiento generado por un peligro presente e inminente, por lo que se encuentra muy ligado al estímulo que lo genera lo cual lo diferencia de la ansiedad. Es una señal emocional de advertencia de que se aproxima un daño físico o psíquico. Implica una inseguridad respecto a la capacidad para soportar o manejar la situación amenazante: la intensidad de la respuesta emocional depende de la incertidumbre sobre los resultados.

Ansiedad: Es un estado de agitación, inquietud y zozobra, parecida a la producida por el miedo, pero carente de un estímulo desencadenante concreto (miedo sin objeto), aunque, a veces, está asociada a estímulos concretos (Por ejemplo, ansiedad social). La distinción entre ansiedad y miedo puede concretarse en que la reacción de miedo se produce ante un peligro real y la reacción es proporcionada a éste, mientras que la ansiedad es desproporcionalmente intensa con la supuesta peligrosidad del estímulo que no está presente físicamente.

Ira: Reacción de irritación, furia o cólera causada por la indignación y el enojo de sentir vulnerados nuestros derechos. Es una respuesta emocional primaria que se presenta cuando un organismo se ve bloqueado en la consecución de una meta o en la satisfacción de una necesidad. Se produce ante situaciones de ruptura de compromisos, promesas, expectativas, reglas de conducta y todo lo relacionado con la libertad personal. Es un sentimiento displacentero que genera un impulso apremiante por eliminar o dañar al agente causante. La ira y el miedo son las dos emociones más intensas y pasionales, aunque la ira es, potencialmente, la más peligrosa ya que su propósito funcional es destruir las barreras del entorno.En situaciones extremas puede llegar a generar odio y violencia tanto verbal como física.
Imagen relacionada

Hostilidad: Actitud social de resentimiento que conlleva respuestas verbales o motoras implícitas. Es una mezcla de ira y disgusto, asociada con indignación, desprecio y resentimiento. Es un sentimiento mantenido en el tiempo. En situaciones puntuales puede llegar al rencor y a la violencia, aunque lo más frecuente es que la hostilidad sea expresada en modos muy sutiles, que no violen las normas sociales. La hostilidad implica creencias negativas acerca de otras personas, así como la idea de que su comportamiento es antagónico o amenazador para nosotros.

Tristeza: Es una emoción que se produce en respuesta a sucesos que son considerados como no placenteros y que denota pesadumbre o melancolía. La tristeza es realmente un estado de ánimo más que una emoción aguda. La respuesta emocional de tristeza es distinta del miedo en que es una respuesta a un evento que ya ha pasado, mientras que el miedo anticipa un evento que va a suceder; y distinta a la ira en que se presenta cuando nadie es culpable. Muchas veces está asociada al llanto, para ello hay una secuencia relativamente precisa que es la responsable de que éste se produzca, así, cuando se producen preocupaciones afectivas se teme su cumplimiento, y bruscamente, si se cumple tal predicción, brotan las lágrimas. La tristeza se produce ante la pérdida de un deseo apremiante, que se sabe imposible de satisfacer.

Asco: Es la respuesta emocional causada por la repugnancia que se tiene a alguna cosa o por una impresión desagradable causada por algo. Es una emoción compleja que implica una respuesta de rechazo de un objeto, de un acontecimiento psicológico o de valores morales repugnantes. Es una de las reacciones emocionales en las que las sensaciones fisiológicas son más patentes. Está relacionado con trastornos como la anorexia y la bulimia. Hay una necesidad de evitar o alejarse del estímulo desencadenante. Si el estímulo es oloroso o gustativo, aparecen sensaciones gastrointestinales desagradables, como nauseas.

Emociones positivas

Felicidad: Estado de ánimo que se complace en la posesión de algún bien. Es la forma en que se evalúa la vida como un conjunto, o los conceptos más significativos de la misma, tales como la familia o el trabajo, y que tiene un amplio impacto en la vida en todo su conjunto. La felicidad favorece la recepción e interpretación positiva de los diversos estímulos ambientales. No es fugaz, como el placer, sino que mantiene una relativa estabilidad. La felicidad facilita la empatía, lo que favorece la aparición de conductas altruistas. Asimismo, favorece el rendimiento cognitivo, la solución de problemas, la creatividad, el aprendizaje y la memorización. Aunque es una reacción paradójica, ya que, los estados muy intensos de alegría pueden enlentecer la ejecución e incluso pasar por alto algún elemento importante en solución de problemas y puede interferir con el pensamiento creativo.

Amor, cariño: El amor es el afecto que sentimos por una persona, animal, cosa o idea. Podemos distinguir dos clases de amor: a) el amor apasionado (amor obsesivo o enamoramiento), emoción muy intensa que se refiere a un estado de intenso anhelo por la unión con otro; y b) el amor de compañero (amor verdadero, cariño o amor conyugal), es una emoción lejana, menos intensa, que combina sentimientos de profundo cariño, compromiso e intimidad (el afecto y la ternura que sentimos por aquellos con quienes vivimos). La relación de amor puede implicar ambos tipos de reacción amorosa, el amor apasionado y el de compañero. Las personas con una autoimagen positiva y una imagen positiva de los otros serían capaces de tener cariño a otros. Las personas dependientes e inseguras son más vulnerables al amor apasionado; los individuos ansiosos, por ejemplo, son especialmente propensos a buscar relaciones de amor apasionado. En el amor, sobretodo en el apasionado, los sentimientos están mezclados con otras experiencias emocionales intensas tales como alegría, celos, soledad, tristeza, miedo e ira. La mezcla emocional resultante puede producir experiencias o reacciones muy fuertes.

Humor: Buena disposición en que uno se encuentra para hacer una cosa. La respuesta de humor se refiere a la percepción de un estímulo como divertido y, a veces, incluye respuestas abiertas como sonrisa, risa y carcajadas. Los desencadenantes pueden ser una gran variedad de estímulos y normalmente está implicada una situación más o menos compleja como chistes, caricaturas e historias graciosas. Las cosquillas son un elicitador común de la risa, que es otra forma de generar una respuesta de humor. Otros aspectos están relacionados con situaciones absurdas. El alcohol y las drogas psicoactivas afectan al umbral para la inducción del humor, pueden tener efectos facilitadores o inhibidores, dependiendo de las dosis.

Emociones neutras

Sorpresa: Reacción causada por algo imprevisto o extraño; como consecuencia de ello, la atención y la memoria de trabajo, se dedican a procesar la estimulación responsable de la reacción. Es la emoción más breve de todas las que se han explicado. Se produce de forma súbita ante una situación novedosa o extraña y desaparece con la misma rapidez con que apareció. Además, suele convertirse rápidamente en otra emoción, la que sea congruente con la situación estimular desencadenante de la sorpresa. Junto con la reaación emocional se produce un incremento general de la actividad cognitiva, lo que permite identificar, analizar y valorar las condiciones desencadenantes de la misma.
Resultado de imagen de psicologia tipos de emociones

http://www.codigo-psi.com/2012/12/la-emocion-significado-naturaleza-y.html

26 de abril de 2017

Dextrofobia y Levofobia

Dextrofobia

Se define como un persistente, anormal y injustificado miedo a los objetos que se encuentran a la derecha del propio cuerpo. Existe poca información sobre este tema. Hay estudios que han encontrado en casos raros, que pacientes que se están recuperando de la quimioterapia desarrollan un desarreglo en su mente. En algunos casos, las mentes de estas personas están tan desarregladas que presentan muchos hábitos curiosos. Uno de estos hábitos es la dextrofobia.

El único caso conocido de dextrofobia en los Estados Unidos ocurrió en 1957, cuando un paciente de cáncer desarrolló hábitos anormales luego de someterse a tratamiento de quimioterapia. El nombre de este paciente era Rudolph Dexterfield. Luego de que Dexterfield comenzó terapia para tratar de deshacerse de aquellos hábitos que habían quedado arraigados luego de la quimioterapia, fue capaz de recuperarse de todos ellos excepto uno. Clamaba que aún tenía un miedo inusual a los objetos situados a su derecha. Los doctores fueron incapaces de encontrar información alguna sobre aquella fobia, así que la nombraron por su paciente, de ahí el nombre dextrofobia. Muchos años después, fueron capaces de relacionar otros casos en todo el mundo con esta fobia. Existe una organización que se llama Dextrofobia Council of America que intenta hablar con pacientes que padezcan dextrofobia y trata de ayudarlos a curar su fobia. Intentan colocar objetos cada vez más grandes a la derecha del cuerpo de los pacientes y de esta manera el miedo eventualmente va desgastándose. Por ejemplo, muchos pacientes se sienten lo suficientemente seguros como para tratar con objetos de tamaño mediano situados a su derecha, como vestidores o aspiradoras. Otros aún más exitosos consiguen lidiar con objetos grandes, como los automóviles.

Levofobia (sinistrofobia)

Esta fobia está definida por los psicólogos como el miedo irracional a los objetos situados a la parte izquierda del cuerpo. Otras acepciones para esta fobia son: fobia a las personas zurdas y fobia a la parte izquierda del cuerpo.

25 de abril de 2017

Psicólogos unidos y punto - Grupo Facebook

Desde FACEBOOK, solicite admisión al grupo de Psicología y ciencias de la salud 


https://www.facebook.com/groups/psicologosunidosypunto/

TOC: Fusión Pensamiento-Acción Tipo Probabilidad (FPA-P)

Resultado de imagen de fusion pensamiento accion toc


Fusión Pensamiento-Acción, Tipo Probabilidad (FPA-P)

Pensar que algo aumenta la probabilidad de que ocurra en realidad: “si pienso que va a ocurrir un accidente, es más probable que ocurra”, “si pienso en que me puedo contagiar al tocar algo, es más probable que me contagie”. “si pienso que puedo tener cáncer, significa que puede que lo tenga”.

Esta creencia está relacionada con el pensamiento mágico y con la superstición, de modo que la persona llega a creer que sus pensamientos pueden influir “mágicamente” sobre los hechos del mundo real. En clínica, estas creencias suelen encontrarse asociadas a la conciencia de la irracionalidad del trastorno, lo que no impide que el paciente se sienta aterrorizado ante el hecho de que exista la probabilidad, por mínima que sea, de que ciertamente sus pensamientos se conviertan en realidad. Este tipo de valoraciones suelen tener como consecuencia la realización de conductas de neutralización carentes, en muchos casos, de cualquier conexión lógica con lo que se intenta evitar. Por ejemplo, tocar repetidas veces una imagen de la Virgen para evitar tener mala suerte en un examen: “pensamientos de contraste”: ante la imagen de un accidente de un familiar, se intenta pensar en esta persona viva “para evitar que suceda”; o ducharse y vestirse de un modo ritualizado y durante un tiempo determinado “para evitar tener cáncer”; no sentarse en la silla donde le asaltó por primera vez de que su hija podía tener un accidente “para que no suceda”. Es decir, en este tipo de cogniciones disfuncionales los propios pensamientos se asocian tanto a la probabilidad de provocar sucesos negativos como a la necesidad de prevenir o impedir su aparición.

Imagen relacionada

Las creencias que enfatizan la importancia del pensamiento por considerarlo reflejo de la propia identidad (“soy lo que pienso”) o porque especifican la contingencia de “si pienso X aumento las probabilidades de que ocurra X en realidad” pueden favorecer el aprendizaje del miedo al propio pensamiento.

El resultado de estas secuencias iniciales de intentos de control del pensamiento o del malestar de forma directa a través de rituales mentales o conductas compulsivas manifiestas suele ser, paradójicamente, el contrario al deseado por la persona, ya que se suele producir un efecto rebote, esto es, un aumento de la frecuencia de aparición de dichos pensamientos, que se convierten de este modo en obsesiones por su carácter intrusivo y repetitivo.
Imagen relacionada

La inmediatez de las consecuencias reforzantes (alivio del malestar o ansiedad) relacionadas con el descenso del malestar que tienen las estrategias de control, rituales o compulsiones explica también el mantenimiento de las secuencias operantes de evitación a través de las cuales suelen manifestarse la mayor parte de los casos de TOC. Además, la persona puede comenzar a obtener otro tipo de refuerzos por sus conductas compulsivas o evitativas, tales como la atención o el cariño por parte de sus familiares (refuerzo positivo), el librarse de otras responsabilidades o problemas de su vida (refuerzo negativo), etc. Así, las estrategias de control, rituales o compulsiones se ven reforzadas continuamente cada vez que el pensamiento obsesivo aparece, generalizándose además a otras situaciones similares. Suele ocurrir que, cada vez que aparece la obsesión (ED ) rápidamente se da la compulsión (R operante), haciéndose la latencia de respuesta cada vez más corta hasta que ambos fenómenos (obsesión y compulsión) se asocian por contigüidad temporal.
Resultado de imagen de fusion pensamiento accion toc

BELLOCH, AMPARO; CABEDO, ELENA; CARRIÓ, CARMEN; TOC Obsesiones y Compulsiones, Tratamiento Cognitivo; Psicología Editorial Alianza.

María Márquez-González, Rosa Romero-Moreno, Tatiana Fernández Marcos y Marta Ortega Otero; Protocolo TOC.

Trastorno límite de la personalidad TLP

Resultado de imagen de tlp enfermedad frases

El trastorno límite de la personalidad (abreviado como TLP) o trastorno borderline, también llamado limítrofe o fronterizo, es una enfermedad caracterizada por la dificultad en la regulación de las emociones. Esta dificultad provoca cambios acusados en el estado de ánimo, impulsividad e inestabilidad, problemas de autoimagen, y relaciones interpersonales inestables. Pueden darse intentos frenéticos para evitar situaciones de abandono real o imaginario. El resultado combinado de vivir con TLP puede manifestarse en un comportamiento destructivo, como la autolesión (cortes) o los intentos de suicidio.

Se estima que el 1,6% de la población adulta tiene TLP, pero puede llegar al 5,9%. Casi un 75% de las personas diagnosticadas con TLP son mujeres, pero investigaciones recientes sugieren que el porcentaje de hombres afectados puede igualar al de las mujeres. En el pasado, los hombres con TLP eran a menudo mal diagnosticados con trastorno de estrés postraumático o depresión.
Síntomas
Los síntomas del trastorno límite de la personalidad pueden incluir:
  • Esfuerzos frenéticos para evitar ser abandonados por amigos y familiares.
  • Relaciones interpersonales inestables que alternan entre la idealización - "¡Estoy tan enamorado!" - y la devaluación - "la odio". Esto también se conoce como "escisión".
  • Autoimagen distorsionada e inestable, que afecta al estado de ánimo, valores, opiniones, metas y relaciones.
  • Conductas impulsivas que pueden tener resultados peligrosos, tales como gasto excesivo, sexo no seguro, abuso de sustancias o conducción temeraria.
  • Comportamiento suicida y automutilación.
  • Períodos de intenso estado de ánimo depresivo, irritabilidad o ansiedad que duran unas pocas horas o unos pocos días.
  • Sentimientos crónicos de aburrimiento o vacío.
  • Ira inapropiada, intensa o incontrolable, a menudo seguido de vergüenza y culpa.
  • Síntomas disociativos: desconectarse de los pensamientos o sentimiento de identidad, o tener sensación de estar "fuera del cuerpo", e ideación paranoide relacionada con el estrés. Los casos graves de estrés también pueden provocar episodios psicóticos breves.
El trastorno límite de la personalidad se caracteriza en última instancia por la agitación emocional que provoca. Las personas con TLP sienten las emociones intensamente y durante largos períodos de tiempo, y es más difícil para ellos volver a una base estable después de un episodio emocionalmente intenso. Las amenazas y los intentos de suicidio son muy comunes en personas con TLP. Actos de automutilación, como cortarse o quemarse, también son comunes.
Imagen relacionada
Causas
Las causas del trastorno límite de la personalidad no se conocen completamente, pero los científicos coinciden en que es el resultado de una combinación de factores:
  • La genética. Si bien no se ha demostrado que ningún gen específico cause directamente el TLP, los estudios en gemelos sugieren que esta enfermedad tiene fuertes vínculos hereditarios. El TLP es aproximadamente cinco veces más común entre las personas que tienen un familiar de primer grado con el trastorno.
  • Los factores ambientales. Las personas que experimentan acontecimientos traumáticos en su vida, tales como abuso físico o sexual durante la infancia o negligencia y separación de los padres, comunicación deficiente en la familia, vida familiar disociada, comunicación deficiente en la familia, tienen mayor riesgo de desarrollar TLP.
  • La función del cerebro. La forma en la que funciona el cerebro es a menudo diferente en las personas con TLP, lo que sugiere que existe una base neurológica para algunos de los síntomas. Específicamente, las porciones del cerebro que controlan las emociones y la toma de decisiones / juicio pueden no comunicarse bien entre sí.
Imagen relacionada
Diagnóstico
No existe ninguna prueba médica para diagnosticar el TLP, y un diagnóstico no se basa en un síntoma. El TLP debe ser diagnosticado por un profesional de la salud mental tras una entrevista psiquiátrica minuciosa, puede incluir hablar con profesionales previos, evaluaciones médicas y, cuando sea apropiado, entrevistas con amigos y familiares. Para llegar al diagnosticado del TLP se deben cumplir al menos 5 de los 9 síntomas indicados anteriormente.
Tratamiento
Un plan de tratamiento típico y completo incluye psicoterapia, medicación y apoyo familiar.
Imagen relacionada
Se pueden prever experiencias disociativas, ideas de referencia o actos impulsivos desesperados (incluyendo abuso de susta...
Psicoterapia
Imagen relacionada
Diagnóstico diferencial<br />
La psicoterapia es la piedra angular para el tratamiento de una persona con TLP. Además de la terapia dialéctica conductual, que fue creada específicamente para el tratamiento del TLP, existen otros tipos de psicoterapia que son eficaces.
  • La terapia dialéctica conductual (TDC, DBT en inglés) se centra en la enseñanza de habilidades de afrontamiento para combatir impulsos destructivos, regular las emociones y mejorar las relaciones mientras añaden validación. Incluyendo trabajo individual y de grupo, la TDC fomenta la práctica de técnicas de mindfulness. Se ha demostrado que la TDC es eficaz para reducir el comportamiento suicida, la hospitalización psiquiátrica, el abandono del tratamiento, el abuso de sustancias, la ira y las dificultades interpersonales.
Resultado de imagen de causas factores ambientales en el tlp
  • La terapia cognitiva conductual (TCC) ayuda a cambiar el pensamiento negativo y el comportamiento asociado al TLP. El objetivo de esta terapia es reconocer pensamientos negativos y enseñar estrategias de afrontamiento.
  • La terapia basada en la mentalización (MBT) es un enfoque terapéutico desarrollado por Fonagy y Bateman. La capacidad de mentalizar es el proceso mediante el cual entendemos la propia mente y la de los otros, a partir de estados mentales (intenciones, sentimientos, pensamientos, deseos y creencias) con la finalidad de dar sentido y anticipar las acciones de cada uno.  La mentalización (o función reflexiva) implica la capacidad de contener, regular, experimentar y dar sentido a las emociones y sentimientos. La terapia basada en la mentalización persigue entender mejor las propias emociones y las de los demás. A través de esta mayor conexión entre sentimientos y pensamientos se consigue un comportamiento propio más adecuado así como unas relaciones más satisfactorias con los demás.
Medicación
No existe medicación específica para el tratamiento de síntomas como el vacío, el abandono y la alteración de la identidad, pero puede ser útil para el tratamiento de otros síntomas como la ira, la depresión y la ansiedad. Esta medicación puede incluir estabilizadores del estado de ánimo, antipsicóticos, antidepresivos y ansiolíticos.
Hospitalización
Cuando la psicoterapia y la medicación no son suficientes, puede ser necesaria la hospitalización. Un hospital puede proporcionar un ambiente seguro para una persona con TLP que se autolesiona o tiene pensamientos suicidas.
Comorbilidad
Resultado de imagen de medicacion en el tlp
Una persona con TLP puede tener trastornos adicionales que deben tratarse conjuntamente, como pueden ser:
  • Trastornos de ansiedad, como el trastorno por estrés postraumático.
  • Trastorno bipolar.
  • Depresión.
  • Trastornos de la alimentación, especialmente bulimia nerviosa.
  • Otros trastornos de la personalidad.
  • Abuso de sustancias.
Trastornos asociados<br /><ul><li>Presentan síntomas similares a los psicóticos (p. ej., alucinaciones, distorsiones de la...
https://www.trastornolimite.com/
https://es.slideshare.net/tekkenimpact/psiquiatra-trastorno-borderline-de-la-personalidad-4116556

24 de abril de 2017

Los polimorfismos y el ADN

Resultado de imagen de Los polimorfismos del ADN


En el lenguaje coloquial la palabra “polimorfismo” se refiere a las diversas formas que puede tener un objeto. Sin embargo cuando hablamos de polimorfismos en el ADN no lo tenemos del todo claro. Intentémoslo.
La palabra polimorfismo en términos de ADN hace referencia  a un sitio concreto (locus) de esa larguísima molécula, que puede contener diferentes informaciones o secuencias de los nucleótidos componentes en el ADN  en dos individuos diferentes. Si analizamos esos lugares de las diversas cadenas de ADN de diferentes personas,  nos  vamos a encontrar diferencias entre unas y otras. Si existen más de 2 variantes (dimorfismo),  hablamos de polimorfismo. Los polimorfismos pueden ser de dos tipos: polimorfismo de secuencia  o polimorfismo de longitud.
Los polimorfismos de secuencia son aquellos donde el orden de los nucleótidos se ve alterado. Normalmente, al tratarse del mismo locus su diferencia no es muy notable, pero no forman exactamente la misma secuencia. Una clase de estos polimorfismos son los SNPs (Single Nucleotide Polimorphism) que afectan a un sólo nucleótido, es decir, el cambio de una base (A, T, C, G) dentro de la secuencia del ADN.  A simple vista un sustitución de una base en la secuencia de ADN parece un cambio insignificante pero, en ocasiones, la sustitución de un nucleótido por otro; por ejemplo C por  T,  modifica en algunos casos la cadena de aminoácidos que se forma en el proceso de traducción, generando  una proteína diferente con funciones totalmente distintas.
Cambio de una base en la hebra de DNA
Un ejemplo de polimorfismo de secuencia  es el de los alelos del sistema sanguíneo ABO, que fue el primero descubierto en nuestra especie por Landsteneir en 1900. En el sistema sanguíneo ABO, las secuencias que van a determinar el tipo de alelo A, B o O son muy parecidas pero distintas, y se encuentran en el mismo lugar del ADN del individuo que porta esa variante. Así cada uno tenemos una información diferente en la misma región de nuestro ADN que determinará si somos A, B ó O.
Los polimorfismos de longitud son variantes del mismo locus pero que se diferencian por la longitud, es decir el número de nucleótidos dentro del fragmento de ADN. Cada polimorfismo tiene en sus extremos una secuencia que delimita su posición y permite identificarlo. La mayoría de estos polimorfismos de longitud son secuencias repetitivas en tándem; es decir, una serie ordenada de nucleótidos más corta que se repite una y otra vez. Las veces que cada secuencia se repite varía, por lo que cuantas  más repeticiones se den, más larga será la longitud del locus del ADN total. Se desconoce el significado biológico de esos locus “tartamudos” del ADN, pero en ellos se basa la elaboración de perfiles genéticos por los que se identifica el ADN de cada persona.
RFLPs prub
Polimorfismo de longitud: dos variantes para el mismo locus; una más “tartamuda” que la otra.
Imagen relacionada
Se ha comprobado que las diferentes combinaciones en los locus polimórficos de un mismo individuo hacen que presente mayor o menor tendencia a manifestar un rasgo o propiedad fisiológica. Esto implica realizar un análisis de ADN completo de muchos individuos, localizar los polimorfismos presentes y realizar estadísticas sobre dichos análisis.
Resultado de imagen de polimorfismos de secuencia
Uno de los casos más interesantes de polimorfismo es el de las células responsables de la enfermedad que se conoce por el nombre de anemia de células falciformes. Los glóbulos rojos de las personas aquejadas de este defecto congénito tienen forma de hoz en vez de ser redondos y no son capaces de transportar las cantidades normales de oxígeno. Un individuo cae víctima de este defecto potencialmente letal sólo cuando ambos padres son portadores del alelo de la falcemia. Los individuos que han heredado el alelo de uno solo de los padres muestran únicamente síntomas benignos. 


Parece que diversos alelos de la falcemia se originaron en África extendiéndose por la región del Mediterráneo y por la India. Otro aleo falcémico de evolución independiente ha sido descubierto en el sudeste de Asia, Todas las zonas en la que estos alelos aparecen destacan por la alta incidencia de la malaria. Se descubrió que, en presencia de los alelos de la falcemia, el parásito de la malaria era incapaz de reproducirse y que los individuos portadores de ese alelo en forma heterocigótica ofrecían una resistencia a la enfermedad mucho mayor que aquellos que eran homocigotos en los glóbulos rojos normales. Mientras que los afectados de falcemia homocigotos solían morir, los heterocigotos salían adelante. Como los heterocigotos superaban en número de los homocigotos en una relación 2:1 mientras la malaria sea endémica el alelo de la falcemia nunca desaparecerá. Los alelos que permanecen equilibrados de este modo constituyen lo que se llama un polimorfismo en equilibrio.



Imagen relacionada



Otra forma similar de polimorfismo equilibrado es la que parece explicar la persistencia de una enfermedad conocida con el nombre de talasemia

Esta enfermedad es una forma de anemia que resulta del deterioro en la capacidad para producir el número adecuado de glóbulos rojos, no de un defecto de las células. En su estado homocigoto, el alelo de la talasemia es con frecuencia fatal; en su estado heterocigoto parece que no tiene efectos nocivos. Como en el caso del alelo de la falcemia, el de la talasemia se encuentra en regiones que están, o han estado recientemente, infectadas de malaria, especialmente en los países que bordean el mar Mediterráneo y el sur de la India. ¿Por qué se da esa diferencia entre el polimorfismo que protege de la malaria en el Mediterráneo y el que lo hace en África? No se conoce la respuesta, pero hay un punto claro. Probablemente las mutaciones hayan producido miles de anormalidades en los glóbulos rojos, la mayor parte de los cuales son ineficaces contra la malaria. Unas pocas, sin embargo, demostraron ser eficaces contra la malaria y fueron reiteradamente adoptadas por la selección natural. Su similitud de conjunto como agentes contra la malaria constituye un notable ejemplo de evolución convergente en el nivel molecular (Diamond, 1989).


Imagen relacionada


Otro interesante polimorfismo es la capacidad de degustar la sustancia amarga llamada feniltiocarbamida o PTC. Los degustadores tienen el alelo dominante T, mientras que los no degustadores son homocigotos para el alelo recesivo t. La frecuencia de t oscila de un 60% entre los indios asiáticos a un 10% entre los americanos nativos. Una posible explicación puede estar en el hecho de que el bocio, originado en una disfunción de la glándula tiroides, es más frecuente entre los no degustadores que entre los degustadores. Químicamente el PTC se asemeja a ciertas sustancias que se encuentran en las plantas de mostaza, en el repollo y en las coles de bruselas que, si se consumen en exceso, pueden causar disfunciones en la glándula tiroides. Por consiguiente, la capacidad para degustar el PTC como sustancia amarga puede estar relacionada con la capacidad para detectar plantas que afectan negativamente a la función del tiroides.


MARVIN HARRIS; Introducción a la antropología General; Ciencias Sociales, Alianza Editorial.
http://www.dnadidactic.com/blog/tag/polimorfismos-del-adn/

Modelos Cognitivos

Resultado de imagen de modelos cognitivos

Factores que han contribuido al auge de las terapias cognitivas:
  1. Convergencia de las terapias cognitivas con la orientación cognitivo-conductual.
  2. "Cognitivización" de la psicoterapia (Villegas: "No existe psicoterapia en la actualidad, que no postule, de forma directa o indirecta, alguna modalidad de cambio cognitivo").
Rasgos más destacables de los modelos cognitivos:
  • Importancia que otorgan a las cogniciones, tanto en la génesis de los trastornos, como en el proceso de cambio terapéutico.
  • Enfasis en el método científico, que no sólo está presente en la investigación sobre procesos terapéuticos, sino también en los modelos teóricos propuestos en psicopatología y psicoterapia.
  • Alto nivel de sistematización, lo que contribuye a acercar la investigación psicoterapéutica a la psicología científica.
DESARROLLO HISTÓRICO

Antecedentes filosóficos:
Principal referente histórico: el estoicismo (destaca el lado subjetivo de la realidad y el papel del pensamiento en las "pasiones"). 
Más tarde, Hume y Spinoza, señalaron la primacía del pensamiento sobre las emociones. 
Kant, sostuvo que lo característico de los trastornos mentales es la pérdida del sentido común y el desarrollo de un "sentido privado". 
Otros: Vico, Vaihinger, y, con reservas, la concepción fenoménico-existencial. 

Dentro del contexto de la psicología:

1. La aparición del conductismo mediacional o covariante:

- En sus inicios, el enfoque cognitivo, constituye un desarrollo del modelo S-O-R de Woodworth (la "O" de organismo se interpreta en términos cognitivos), pero cuneta sobre todo con los desarrollos de Homme, Tolman y Osgood.
- Homme (1965): Los contenidos mentales deben considerarse conductas encubiertas que siguen los mismos principios del aprendizaje que operan en la conducta manifiesta. Un mismo estímulo, puede provocar 2 respuestas distintas, una encubierta y otra manifiesta, que covarían (los contenidos mentales también tienen una relación de contingencia con los estímulos y las conductas).
La conducta anormal se da cuando la conducta y el pensamiento, no cumplen una misma y única función adaptativa.
- Muchos proponen el aprendizaje social de Rotter como un predecesor de las terapias cognitivas.

2. El descontento existente con los tratamientos, tanto conductuales (limitado a trastornos con notables correlatos conductuales) como psicoanalíticos (dificultad de contrastación).
3. La emergencia de la psicología cognitiva como paradigma, y el progresivo desarrollo de los modelos clínicos sobre procesamiento de la información.


LA APARICIÓN DE LAS TERAPIAS COGNITIVAS


Tres orígenes principales de las terapias cognitivas:

1. Kelly (1955):
- Se le considera el primer teórico que presenta una teoría de la personalidad, y un enfoque de la clínica y de la terapia de corte cognitivo.
- Postulado principal: La anticipación es la principal responsable de los procesos psicológicos del individuo.
- El cambio psicológico resulta de la adopción de una construcción alternativa de las estructuras de significado del individuo, que aporta un nuevo sentido al sí mismo y al mundo.
- En la última década, se ha considerado a la terapia de los constructos personales, como uno de los enfoques más originales y característicos de la reciente orientación cognitivo-constructivista: Se trata de la terapia cognitiva más antigua, y una de las que presenta más retos en la actualidad.

2. Albert Ellis y Aaron Beck:
Principales representantes de las terapias cognitivas. Ambos se formaron en el psicoanálisis, pero rechazaron tanto sus conceptos como su falta de eficacia y evidencia empírica.

Ellis (1962):

- Reemplazó la escucha pasiva por una actitud activa y directiva.
- Su enfoque se basa en la creencia de que la persona puede sustituir conscientemente los pensamientos irracionales por otros más razonables.

Beck (1967):

- En sus investigaciones sobre los sueños de sus pacientes depresivos, obtuvo hallazgos discrepantes con los postulados freudianos: sus pacientes se veían como personas derrotadas, frustradas, desvaloradas.
- Su enfoque supone que el depresivo tiene pensamientos depresivos acerca de sí mismo, del mundo y del futuro (triada cognitiva de la depresión).
3. Varios líderes en la terapia de la conducta, desarrollaron sus modelos hasta hacerlos cognitivos (terapias "cognitivo-conductuales").

Bandura (1969):
Iniciador de la tendencia cognitiva dentro del enfoque conductual:
- Aceptación de un determinismo recíproco entre el organismo y su entorno (no determinismo ambiental de los conductistas clásicos).
- Postulación de procesos básicos de cambio conductual que implican mecanismos centrales de tipo cognitivo-simbólico.
- Reafirmó la importancia de la expectativa de refuerzo (concepto claramente cognitivo para el control de la conducta).

Mahoney (1974) y Meichenbaum (1969) (influido por los psicólogos soviéticos (Vigotsky: papel autorregulador del lenguaje):
- Otorgaron un papel determinante al autocontrol.

Lazarus (1971):
- Importancia de los componentes cognitivos e imaginativos en la desensibilización sistemática (DS).

Guidano y Liotti (década de los 80):
- Orientación constructivista de las terapias cognitivas.

CONCEPTOS BÁSICOS


Aunque las psicoterapias cognitivas no surgieron de la psicología cognitiva, se puede establecer una progresiva vinculación entre ciencia y técnicas cognitivas.

Ingram y Kendall (1986): Proponen un sistema taxonómico de los distintos aspectos cognitivos, que sirve para aglutinar los conceptos básicos de los modelos cognitivos:


ESQUEMAS: ESTRUCTURA Y PROPOSICIONES COGNITIVAS

- Orígenes de la noción de esquema: Años 20-30, en escritos de Head, Piaget y Barlett: " Organización activa de reacciones y experiencias pasadas".
- Actualmente, esquema: "Estructura cognitiva, abstracción fruto de la experiencia previa".

Neisser: El esquema es el responsable de los mecanismos que guían la atención selectiva y la percepción.
El procesamiento de la información depende del esquema que se haya activado.

- Ingram y Kendall (1986), esquema: Se refiere a la estructura (arquitectura del sistema) y las proposiciones cognitivas (contenido de la información).

Las estructuras cognitivas establecen las prioridades del procesamiento de la información: Los esquemas permiten al perceptor identificar y categorizar los acontecimientos rápidamente, y seleccionas estrategias para obtener nueva información.
Los individuos poseen esquemas diferentes para distintas áreas: Esquemas sociales, esquemas sobre el self, y otros.
Los esquemas sobre el self son los que resultan más relevantes para la psicoterapia. Son generalizaciones cognitivas, relativamente estables, que filtran la información.
El procesamiento de la información basado en éstos esquemas, abstrae su significado y lo integra en los conocimientos almacenados en el self, en un proceso interpretativo.
Estos esquemas, definen nuestro sentido de identidad, por lo que tienen un peso importante en la personalidad y los procesos interpersonales.
Dan lugar al "procesamiento autorreferencial": procesamiento relevante para el self que rigen estos esquemas. Es más rápido y consistente que el no autorreferente.

- El modelo de Beck, identifica el papel de los esquemas en la formación y mantenimiento de algunos trastornos.
En la depresión, el contenido de los esquemas que más se activan refleja la información negativa acerca del self.

DeRubies y Beck (1988): Los esquemas están en el núcleo del trastorno cognitivo y pueden llamarse también "creencias nucleares". Sin embargo, no consideran que el predominio en la activación de determinados esquemas, sea "la causa" del trastorno psicopatológico, sino un estado de predisposición.

- El modelo de Ellis, contiene elementos referidos a los esquemas, aunque no de forma tan explícita.
Su terapia racional-emotiva considera que en la mayoría de los trastornos cognitivos se da la tendencia humana al pensamiento irracional: Los acontecimientos (A) se interpretan de acuerdo con un conjunto de creencias irracionales (B). Las consecuencias (C) de éste pensamiento, dependen del grado de racionalidad de las creencias. Estas creencias son proposiciones cognitivas arraigadas en la estructura cognitiva del sujeto. (Tabla 1.3: Lista de ideas irracionales. Pg, 217).
En España, éste enfoque racionalista, ha sido cultivado por Caro (1990), que ha recurrido al enfoque de la Semántica General de Korzybski, para encontrar anclajes teóricos.

- En enfoque de los constructos personales de Kelly (1955), contiene nociones equivalentes al de esquema cognitivo.
Según él, el conocimiento se organiza jerárquicamente en un sistema de constructos personales o estructura cognitiva global. En los niveles jerárquicos más supraordenados (más invariantes y resistentes al cambio), se hallan los esquemas nucleares que definen la identidad de la persona. Se trata de constructos centrales del self, que gobiernan el proceso de lar sentido a los acontecimientos.
Las proposiciones cognitivas, se corresponderían con los constructos particulares.
Esta concepción jerárquica de los esquemas, que distingue entre las estructuras nucleares y las más periféricas, ha sido apoyada por varios estudios cognitivos:

Meichenbaum y Gilmore (1984), proponen la existencia de estructuras nucleares, que proporcionan una unidad temática al individuo.

Otros representantes de la perspectiva constructivista, Liotti, Guidano y Mahoney, se basan ésta visión jerárquica del sistema cognitivo.

La noción de esquema sirve como marco de referencia teórico para los modelo cognitivos.
Propuesta de las estructuras cognitivas de Biran (1988):

  • Profunda: Concepciones nucleares tácitas sobre el self. Teorías implícitas de la identidad y la realidad que se derivan y mantienen como concepciones nucleares.
  • Periférica: Creencias irracionales que no son centrales a la identidad.
  • Superficial: Creencias irracionales e irrealistas de superficie que se desarrollan en respuesta a una situación de crisis y que mantienen los síntomas.
  • General: Creencias que se mantienen en varias situaciones.
  • Específica: Creencias limitadas a situaciones específicas.
  • Irreal: Creencias que son posibles pero altamente improbables.
  • Irracional: Creencias dogmáticas, absolutistas, no verificables, que son verdad pro definición.
Resultado de imagen de modelos cognitivos

OPERACIONES COGNITIVAS

Son los procesos en los que los diferentes componentes del sistema cognitivo, operan de forma interactiva, para procesar la información. Son las responsables de la manipulación de los datos sensoriales.

Estos procesos están gobernados por las estructuras cognitivas y, a su vez, influyen en ellas (Turk y Salovey).

· Beck: Los pacientes depresivos se caracterizan por una forma particular de operaciones cognitivas ó "procesamiento automático".
A la forma de procesamiento característica de éstos pacientes, se le denomina "errores cognitivos":
Pensamiento absolutista del tipo "todo o nada": Tendencia a ver todas las experiencias según 2 posibilidades opuestas.
Sobregeneralización: Establecer una regla o conclusión general a partir de detalles que no la justifican, por tratarse de hechos aislados.
Filtro mental: Filtrar la experiencia de modo que se atiende sólo a un detalle de la situación.
Descalificación de lo positivo: Se rechazan las experiencias positivas, insistiendo en que "no cuentan" (se mantienen creencias negativas a pesar de las experiencias positivas).
Sacar conclusiones precipitadas, sin disponer de datos suficientes que las apoyen:
Lectura de pensamiento: Se presume la capacidad de saber lo que el otro está pensando sin molestarse en comprobarlo.
Rueda de la fortuna: Se considera que algo va a salir mal antes de que haya indicios para pensarlo.
Engrandecer o minimizar: Exagerar la importancia de unos acontecimientos en detrimento de otros.
Deberes e imperativos: Autoimposiciones que nos hacemos, generalmente no realistas.
Personalización: Atribuirse a uno mismo la responsabilidad de errores o hechos externos aunque no haya base para ello.

- Ingram y Kendall (1986): El aspecto esencial de la depresión es un proceso automático repetitivo de procesamiento, que el sujeto vive como un continuo de pensamientos y recuerdos negativos.

Seligman: Naturaleza automática de las atribuciones de los pacientes depresivos.

Rehm: Proceso automático de autoobservación negativa en la información relativa al self.
- En el caso de los trastornos de ansiedad, el tipo de información que se distorsiona es la relativa a los estímulos potencialmente peligrosos.
Esto ocurre en conexión con un esquema del self, según el cual el individuo, se ve vulnerable e incapaz de hacer frente al supuesto peligro.

- En los trastornos fóbicos, el procesamiento automático desvirtúa una situación u objeto específico.

· A partir de la terapia racional-emotiva (Ellis), se reconoce la existencia de un procesamiento automático, aunque se atribuye a las propias creencias irracionales.

· En cuanto al proceso de construcción, autores posteriores a Kelly, formalizan éstas operaciones como "ciclo de experiencia": La persona pone a prueba hipótesis mediante su conducta. Según ésta metáfora, la experiencia es un proceso de construcción y revisión de significado, donde la hipótesis que ha construido el sujeto sobre sí mismo, se ve validada o invalidada.

La conducta no se concibe como una reacción sino como una acción que forma parte del proceso de dar significado.
Este proceso dará lugar a emociones distintas si la acción da lugar a validación o a invalidación.

PRODUCTOS COGNITIVOS


Son los pensamientos, autoafirmaciones, imágenes, atribuciones, etc., que resultan de las operaciones cognitivas.

En el proceso de creación y renovación del conocimiento no se distingue una secuencia clara entre estructuras, operaciones y productos cognitivos, pues se dan de forma simultánea.

· Beck atribuye a los distintos trastornos psicológicos un procesamiento automático distorsionado, pero lo característico de cada trastorno, es el producto de esos procesos, es decir, los pensamientos automáticos.

· Meichenbaum resalta el papel que tienen los mensajes que nos decimos a nosotros mismos, en la generación y el mantenimiento de los problemas psicológicos. En un estudio usando autoinstrucciones positivas en pacientes esquizofrénicos mediante CO, observó mejoras y las relacionó con la importancia del lenguaje en la regulación de la conducta (Luria y Vigotsky).

Propone éste aprendizaje autoinstruccional para el tratamiento de los niños impulsivos, y para la inoculación del estrés.

· Para Kelly, los productos cognitivos son los constructos personales. Estos constructos son dicotómicos (cada producto cognitivo supone a la vez la negación de su opuesto) e idiosincrásicos.

Resultado de imagen de modelos cognitivos



MODELOS BASADOS EN EL RAZONAMIENTO Y SOLUCIÓN DE PROBLEMAS



El razonamiento y la solución de problemas son procesos más globales, en los que entran en una interacción compleja, los diferentes componentes del sistema cognitivo.

En los 70, aparecen modelos que relacionan la efectividad de la persona para enfrentarse al mundo, con la habilidad para el uso adecuado del razonamiento y solución de problemas Þ No concibe los problemas desde el punto de vista patológico, sino como situaciones vitales que requieren una solución.



MODELOS BASADOS EN LAS TEORÍAS EVOLUCIONISTAS Y MOTRICES DE LA MENTE



Otros modelos de la terapia cognitiva parten de la epistemología evolutiva (no del procesamiento de la información).

Modelo de Guidano, Liotti y Mahoney:

Su referente conceptual psicológico son las teorías motrices de la mente de Hayek y Weimer: Organismos como sistemas de conocimiento, que son a la vez, creadores (perciben y actúan imponiendo reglas tácitas abstractas sobre la información no psicológica del ambiente) y productos de su ambiente (esas reglas tácitas son producto de la evolución biológica y social y del su desarrollo ontogénico).

El énfasis en la actividad del organismo implica que los procesos psicológicos (percepción, comprensión) y la acción no son funcionalmente distintos: La percepción en sí misma se considera acción.

Nuestra experiencia, por tanto, no refleja las propiedades intrínsecas de los objetos, sino que refleja la actividad clasificatoria, autorreferencial de la mente humana.

La actividad mental se concibe como una construcción de modelos estructurales tanto de la realidad externa como interna.

Para Guidano, la identidad personal tiene un papel central.



Distingue entre:

  1. El nivel de conocimiento tácito o profundo: Representa las estructuras profundas de autoconocimiento que se van desarrollando desde el nacimiento. Proporciona el "marco de coordenadas" que establece los límites del conocimiento explícito.
  2. El nivel de conocimiento explícito estructural: Se desarrolla con el lenguaje y supone la construcción de modelos representacionales de la realidad.

Las emociones son indicadoras de cambios cualitativos en las estructuras tácitas.
Para explicar el desarrollo del autoconocimiento, Guidano y Liotti, destacan el papel de la vinculación temprana con una figura de apego. Este marco proporciona una estructura, unos esquemas interpersonales tempranos, que permiten la integración de su experiencia (de otro modo resultaría fragmentaria).



MÉTODO TERAPÉUTICO



- Las psicoterapias cognitivas son procedimientos activos, directivos, estructurados y de breve duración.

- Proponen una colaboración abierta con el cliente para afrontar su problema, planteando un modelo explicativo simple, y sugiriendo estrategias específicas para su resolución.

- El objetivo de los tratamientos cognitivos es el cambio de las estructuras que dificultan el buen funcionamiento psicológico del sujeto. Para ello, se sirven de procedimientos, propuestos originalmente por cada modelo, o adaptados de la terapia de la conducta.



LA RELACIÓN TERAPÉUTICA



La psicoterapia se entiende como un esfuerzo de colaboración mutua entre cliente y terapeuta.

- Los pensamientos del cliente se consideran hipótesis a verificar.

- Cliente y terapeuta examinan la evidencia disponible, y la analizan lógicamente para apoyar o refutar las cogniciones del cliente.

- El terapeuta no tiene que "persuadir" al paciente de que sus puntos de vista son ilógicos o incoherentes, sino que es el propio cliente el que tiene que "descubrir" esas incoherencias.

Esta forma de colaboración cuasicientífica entre terapeuta y cliente, es definida por Young y Beck como "empirismo colaborativo" (mimetiza la elaboración de Kelly de la metáfora del hombre como científico).

Los modelos cognitivos difieren en el papel que otorgan al terapeuta en esa colaboración:

- Enfoques racionalistas (Ellis): El terapeuta asume un liderazgo característico del enseñante o entrenador, y ejerce la instrucción teórica y técnica característica de su rol de orientador y guía.

- Enfoques constructivistas: La relación se concibe como un contexto seguro, que facilita la exploración del cliente de nuevas posibilidades.

La relación misma se ve como un "campo de pruebas" para los experimentos relacionales del cliente.

Se propone el modelo de la relación de experto a experto, ampliando la propuesta rogersiana de la relación persona a persona: El cliente es experto en su mundo personal, y el terapeuta es experto en las relaciones humanas y en el funcionamiento de los sistemas de construcción.



Kelly: La propia relación terapéutica es una experiencia que es a la vez inevitable y generadora potencial de cambio.

El cliente ve al terapeuta con sus constructos, fruto de su experiencia pasada, y, el terapeuta, actúa como agente validador para aquellos constructos que son útiles e invalidador de los que resultan problemáticos.

El terapeuta acompaña al cliente tras la invalidación y el proceso de reconstrucción que conlleva.

Para Guidano y Liotti (representantes constructivistas), la relación terapéutica constituye un instrumento fundamental, que pretende ser un vínculo restitutivo que permita un estilo relacional más sano en el paciente.

Proponen diversas formas de relación terapéutica según el problema específico que tenga el cliente (En pacientes agorafóbicos, donde el tema de control predomina en sus esquemas, el terapeuta permite en las fases iniciales, que el paciente ejerza cierto control que le de seguridad).

Los modelos cognitivos coinciden en suscribir las actitudes del terapeuta propuestas por Rogers como necesarias, pero rechazan su carácter de suficientes.



RECURSOS TÉCNICOS


Aunque existen diversos modelos cognitivos, la mayoría de ellos utilizan procedimientos originados en los otros enfoques además de los suyos propios.

Existe un patrimonio técnico común entre las terapias cognitivas.
Vamos a comenzar con los procedimientos originados en la modificación de la conducta, hasta llegar a los más característicamente cognitivos.
Las técnicas conductuales se emplean en éstos modelos con una finalidad cognitiva, es decir, para producir un cambio en el sistema cognitivo del cliente (para el terapeuta de conducta, la modificación de la conducta es un fin en sí misma).

1. Asignación gradual de tareas:
Asignar de forma controlada la ejecución de ciertas conductas. La ventaja cognitiva: contrarrestar la idea del paciente de que no podría llevarlas a cabo.

2. Técnicas de distracción:
Actividades agradables o entretenidas para el individuo, en momentos de depresión o ansiedad, para dirigir los procesos de atención hacia otros estímulos y generar procesos cognitivos más adaptativos.

3. Relajación:
Ventaja cognitiva: Incrementar la percepción de autocontrol del sujeto, lo que mejorará su autoimagen.

4. Programación de actividades:
Ventaja cognitiva: Evitar la inercia, la dificultad de tomar decisiones y la rumiación excesivas. Incrementa la posibilidad de que determinadas conductas se lleven a cabo. Beck lo recomienda para casos de depresivos moderados o graves.

5. Valoración del dominio y agrado:
Pedir al cliente que registre, mediante una escala de 1 a 5, el nivel de agrado o dominio que realiza en sus actividades diarias. Permite valorar éxitos parciales y niveles bajos de agrado, contrarrestando así el pensamiento absolutista de "todo o nada".

6. Autoobservación (self-monitoring):
Equivale a la línea de base conductista. Permite obtener información sobre las actividades del cliente y su estado de ánimo. Proporciona una evaluación conductual y permite iniciar otras intervenciones destinadas a cuestionar su procesamiento de la información.

7. Uso de autoaserciones:
Preparación de mensajes de enfrentamiento adaptativos que debe repetir antes, durante y después de situaciones estresantes Þ Ocupa la mente con un material preprogramado que compite con un procesamiento negativo de la información (inoculación del estrés de Meichenbaum).

8. Entrenamiento en habilidades específicas:
Cuando la evaluación identifica déficits específicos, el entrenamiento introduce un sentimiento de confianza, y puede modificar el esquema del self hacia una imagen más positiva y competente.

9. Ensayo conductual y role playing:
Su función es practicar en la consulta conductas que deberá realizar en su contexto. Permite activar esquemas anticipatorios y proporcionar pruebas favorables sobre su ejecución.

10. Ensayo cognitivo:
Pedirle al cliente que imagine los pasos que componen la ejecución de una tarea, lo que le lleva a fijar su atención en los detalles potencialmente problemáticos y evitar la divagación.

11. Explicación del fundamento teórico al cliente:
La exposición del modelo cognitivo ("El estado de ánimo se ve más afectado pro nuestra interpretación o pensamiento, que por los acontecimientos mismos"), proporciona un marco claro y esperanzador, donde el problema queda explicado.

12. Identificación de pensamientos disfuncionales:
Permite al terapeuta involucrar al paciente en la tarea de combatirlos. Su detección, permite el empleo de los siguientes procedimientos.

13. Registro diario de pensamientos disfuncionales:
Beck (1979), constituye la esencia de la terapia de la depresión, aunque puede aplicarse a otros trastornos.
Se puede aplicar gradualmente de 2, 3, a 5 columnas.
2 columnas: se corresponde con la autoobservación (situaciones y emociones que suscitan).
3 columnas: la tercera es para el registro de los pensamientos automáticos.
4 columnas: la cuarta fase supone una respuesta racional al pensamiento automático.
5 columnas: la quinta registra la emoción resultante de la intervención.
Se aplica primero en la consulta y, posteriormente como tarea en su casa, hasta que se realiza en la vida cotidiana.

14. Identificación de errores cognitivos:
Enseña al paciente a reconocer sus errores cognitivos. Es un paso previo fundamental para el cuestionamiento de sus pensamientos automáticos.

15. Comprobación de hipótesis que el cliente tiene sobre sí mismo:
Kelly (1955). Se puede llevar a cabo de diversas formas:
Usando la información disponible para el cliente sobre él mismo o sobre cualquier acontecimiento conocido.
Proporcionando datos por parte del terapeuta.
Diseñando un experimento que implique la puesta en juego de la hipótesis del cliente.
Recuperación de datos existentes en la propia historia del sujeto. Guidano y Liotti proponen realizar un "análisis evolutivo" a través de la historia vínculo-afectiva del sujeto, para comprender su evolución cognitiva.

16. Disputa racional:
Principal instrumento de la terapia racional-emotiva.
Consiste en el cuestionamiento abierto y directo de las creencias del cliente (¿Es racional creer esto?).
El terapeuta utiliza argumentos para demostrar la irracionalidad de las creencias del cliente.
Dryden y Ellis: "El terapeuta persiste hasta que el cliente reconoce la falsedad de su creencia irracional y reconoce la verdad de su alternativa racional".

17. Análisis de costes y beneficios:
Plasmar en papel un análisis de las ventajas y desventajas de recurrir a una determinado pensamiento automático o de realizar una determinada conducta.

18. Técnicas de reatribución:
Análisis detallado, sobre papel, de las suposiciones del paciente acerca de las causas o responsabilidades de determinados acontecimientos. Se pretende una atribución más realista de responsabilidades. Indicado en casos de sentimientos de culpabilidad.

19. Trabajo con imágenes:
Muchos clientes evocan imágenes (en lugar de pensamientos) ante situaciones ansiosas. El trabajo con imágenes de enfrentamiento o con la evocación voluntaria de otras más placenteras, puede tener efecto positivo.

20. Búsqueda de soluciones alternativas:
Es característica de la mayoría de modelos cognitivos. Elemento muy importante de la resolución de problemas. Se anima al cliente a "inventar" nuevas soluciones suspendiendo el juicio crítico durante el ejercicio. Después, analizan juntos las soluciones anotadas.

21. Identificación de esquemas:
Después de la detección y discusión de cierto número de pensamientos automáticos, se observa el predominio de ciertos temas que reflejan el control de determinados esquemas. Tales esquemas se ponen en tela de juicio.

22. Técnica de rol fijo:
Kelly (1955).
El cliente escribe una descripción de sí mismo (autocaracterización), y luego, el terapeuta la reescribe de forma que permita la exploración de otros esquemas alternativos. Se pide al sujeto que ejecute el nuevo rol en su vida cotidiana durante 2 semanas. Permite que el cliente, con la ayuda del terapeuta, reestructure algunos de sus viejos esquemas supraordenados.

23. Biblioterapia:

Algunos modelos (Beck y terapia racional-emotiva) recomiendan la lectura de textos específicos que refuercen el conocimiento cognitivo del problema por parte del cliente.
Ninguna de éstas técnicas suele aplicarse indiscriminadamente a todos los pacientes ni en cualquier situación.


EL PROCESO TERAPÉUTICO


Cada modelo se caracteriza por una propuesta de proceso terapéutico, e incluso, dentro de cada modelo, existen diversos procesos.

Vamos a expones algunos ejemplos.


Entrenamiento en inoculación de estrés (Meichenbaum y Cameron)

Primera fase: Conceptualización
A. Recogida de datos

B. Entrenamiento en habilidades de evaluación.


Segunda fase: Entrenamiento y ensayo en habilidades

A. Entrenamiento en habilidades

B. Ensayo de habilidades.


Tercera fase: Aplicación y seguimiento

A. Inducir la aplicación de las habilidades.

B. Mantenimiento y generalización.


Terapia cognitiva para la depresión (Beck)

  1. Inicial: Evaluación. Presentación del modelo cognitivo sobre la depresión y explicación del fundamento teórico de sus problemas y de la terapia.
  2. Media: Uso de técnicas de identificación y modificación de pensamientos automáticos.
  3. Final: Prevención de recaídas, facilitación de la comprensión del procedimiento seguido, acuerdo sobre sesiones y apoyo.
Tratamiento cognitivo de los trastornos de angustia (Beck y Emery)
  1. Inicial: Evaluación. Presentación de un "cursillo" sobre trastornos de angustia.
  2. Media: Centramiento en la interpretación alternativa de las manifestaciones somáticas de la ansiedad.
  3. Avanzada: Exploración de los pensamientos más específicamente aterrorizantes. Reinterpretación. Uso de relajación. Uso de técnicas de distracción. Inducción de mini-crisis. Exposición gradual a estímulos temidos.
  4. Final: Prevención de recaídas, facilitación de la comprensión…
El proceso terapéutico como proceso de construcción (Epting). Propone una visión del proceso terapéutico paralela a las fases del ciclo de experiencia kelliano.
  1. Anticipación. Fase de contrastación inicial y elaboración de las expectativas que el cliente ha puesto en la terapia.
  2. Implicación: Se refiere al grado de involucración o adherencia al tratamiento.
  3. Encuentro: Fase más técnica de la terapia.
  4. Confirmación/desconfirmación: se elaboran los resultados de las fases anteriores.
  5. Revisión constructiva del sistema: El resultado de la fase anterior conlleva la modificación de algunas estructuras, en el sistema del cliente y en la propuesta de la terapia.
Pasos básicos de la terapia cognitivo-evolutiva de Mahoney
  1. Contacto inicial.
  2. Evaluación.
  3. Trabajo inicial.
  4. Trabajo intermedio.
  5. Revisión y elección.
  6. Evaluación.
  7. Terminación.

INDICACIÓN DE TRATAMIENTO Y CRITERIOS DE ÉXITO TERAPÉUTICO

Beck, amplia su modelo, inicialmente concebido para la depresión, a otro tipo de trastornos.

En los enfoques de Beck y Ellis, la actitud terapéutica no sufre variaciones en función del tipo de trastorno que se esté tratando.

Estas terapias cognitivas no constituyen una psicoterapia diferencial.

Se postula que, lo que varía de un tipo de trastorno a otro, es el contenido cognitivo que se distorsiona o que resulta irracional.

Ni su génesis ni su posible utilidad funcional en el contexto vital del cliente, resultan importantes para enfocar el tratamiento.

El modelo de terapia cognitiva de Guidano y Liotti, aborda explícitamente el problema de la génesis y posible valor funcional de las distorsiones cognitivas.

Es un modelo evolutivo y estructural del cual se deriva una psicoterapia diferencial.

Consideran que, para fomentar una buena relación terapéutica, el terapeuta debe tener en cuenta, los estilos interpersonales que acompañan a los distintos síndromes clínicos.

En cuanto a los criterios de éxito terapéutico, prestan atención a la eliminación de los síntomas, que puede evaluarse mediante las listas de síntomas.

Guidano y Liotti hablan de cambios profundos en los que estarían comprendidos aspectos más centrales de la personalidad del sujeto. La evaluación de éstos cambios presenta aspectos difíciles de operacionalizar.


PERSPECTIVAS ACTUALES


Actualmente, existen diversos tipos de terapias cognitivas.

Una de las primeras clasificaciones, la realizaron Mahoney y Arnkoff (1978), subdividiendo las terapias de aprendizaje cognitivo en:

  1. Reestructuración cognitiva.
  2. Habilidades de afrontamiento.
  3. Resolución de problemas.
Sin embargo, existen terapias que no se ajustan a esa clasificación general (Guidano y Liotti). Por ello, Mahoney y Gabriel (1987) realizan otra clasificación entre:
  1. Terapias cognitivas racionalistas.
  2. Terapias cognitivas constructivistas.
Terapias cognitivas racionalistas
  • Adoptan los supuestos epistemológicos racionalistas/objetivistas.
  • Parten de la supremacía causal de lo cognitivo sobre lo emocional y conductual (de la razón sobre la sensación).
  • Habla de pensamientos "realistas" y "racionales" en contraste con los "erróneos", "distorsionados" o "irracionales".
  • Función del sistema nervioso: Proporcionar representaciones mentales fidedignas de la realidad.
  • Noción de representación mental: Las representaciones cognitivas se corresponden con la realidad (salvo alteración patológica), y se codifican y almacenan en la memoria. Se concibe la cognición "desde fuera hacia dentro", como estructuradora de la información sensorial.
  • Práctica clínica: Este enfoque tiene un componente psicoeducativo importante: instruyendo al cliente en las habilidades para enfrentarse a los problemas, o, corrigiendo las cogniciones distorsionadas.
  • Propicia en el cliente el autocontrol.
Terapias cognitivas constructivistas:
  • Adoptan los supuestos epistemológicos constructivistas.
  • No reconocen la supremacía de la cognición sobre la acción o la emoción.
  • La realidad no se nos presenta directamente sino a través de un proceso de construcción en el que el sujeto tiene gran responsabilidad.
  • Función del sistema nervioso: La estructuración idiosincrásica (o construcción) de a experiencia de forma que se adapte al patrón evolutivo del sujeto.
  • Noción de representación mental: En esta visión constructivista de las teorías motrices de la mente, el sujeto proyecta sus estructuras tácitas y abstractas sobre el orden sensorial. La actividad motriz se concibe a la vez como resultado y como antecedente que controla la percepción. Weimer: "la mente es intrínsecamente un sistema motor". En éste modelo adquieren gran valor las estructuras tácitas o procesos abstractos que Hayek denomina "supraconsciente", sugiriendo una supremacía de lo abstracto en el orden mental.
  • Este enfoque concibe la cognición de forma mas holista. El enfoque constructivista sugiere que:
    • La distinción entre cognición, emoción y conducta proviene más bien de nuestro legado fiosófico-cultural.
    • La distinción entre procesos sensoriales y motores es cuestionable.
    • Propone contemplar los fenómenos cognitivos, emocionales y conductuales como "expresiones de procesos holísticos y sistémicos".
    • Las emociones, incluso las extremas, no se ven como algo trastornado que hay que eliminar, sino como formas primitivas y poderosas de conocimiento que indican estados importantes de transición de la estructura holística del self.
  • Práctica clínica: La perspectiva constructivista concibe el problema como un exponente de una transición en el proceso de reconstrucción del sistema cognitivo del cliente, por lo que se propone acompañar al cliente, de forma efectiva, en esa reconstrucción.

Los constructivistas se centran en el desarrollo del sistema cognitivo de la persona (aunque para ello empleen puntualmente técnicas de autocontrol).

LA FORMACIÓN DEL TERAPEUTA


El modelo cognitivo es el que presenta menos particularidades que precisen extensión en cuanto a la formación.

La formación del terapeuta cognitivo, aunque pretende ser rigurosa y sistemática, no sigue un programa preestablecido, ni depende de forma exclusiva de ciertas instituciones internacionales, sino que va en función de la realidad de cada ámbito geográfico.


INVESTIGACIÓN TERAPÉUTICA


La tradición investigadora de las terapias cognitivas es notoria:

1. Desarrollo de instrumentos de evaluación cognitiva: Han aparecido cuestionarios que pretenden operacionalizar aspectos teóricos del modelo del que se derivan: DAS, CBQ, ATQ, CRT, etc.

Su fiabilidad y validez es variable, por lo que se va a proceder a una selección de los más adecuados, tanto teórica como psicométricamente.

2. La investigación de resultados ha sido relativamente abundante. Destaca la inclusión de la terapia cognitiva en el proyecto colaborativo de la depresión del NIMH.

Algunos estudios parecían indicar una cierta ventaja de los tratamientos cognitivos en la depresión, pero no se ha mantenido al controlar la variable de la orientación del investigador.

3. La investigación de procesos. Estudio de Safran (1986): destinado a facilitar una orientación acerca de los objetivos cognitivos a seleccionar para la intervención de acuerdo con el nivel de estructura cognitiva afectada. Llegan a proponer un modelo jerárquico de la estructura cognitiva, de gran utilidad técnica.


VALORACIÓN CRÍTICA


Los modelos cognitivos representan uno de los desarrollos más notables de la psicoterapia contemporánea. No obstante, presentan algunas insuficiencias que constituyen tendencias para la investigación futura:

  1. Mayor vinculación entre las terapias cognitivas y la psicología cognitiva. Esto permitiría elaborar hipótesis sobre la génesis y valor de los contenidos cognitivos distorsionados.
  2. Necesidad de prestar mayor atención a los factores emocionales y motivacionales: Beck y Ellis asumen la primacía de la cognición sobre el afecto y la conducta. En la actualidad, ésta visión es insuficiente.
  3. Necesidad de mejorar los procedimientos de evaluación cognitiva. Los más utilizados consisten en autoinformes del sujeto y tienen carácter limitado. Sería interesante contar con medidas de observación objetiva, pues facilitaría el estudio del proceso terapéutico en la terapia cognitiva.
  4. Necesidad de clarificar la diversidad de terapias cognitivas.
  5. Necesidad de superar en énfasis restrictivo en los individual. El cariz marcadamente individualista de las terapias cognitivas, sugieren la imagen del ser humano como una "entidad altamente autónoma, centralizada, autosuficiente y siempre en control". Se olvidan los aspectos interpersonales en la génesis de los trastornos psicológicos.
  6. Necesidad de una mayor corroboración empírica de la eficacia de las terapias cognitivas.
La mayor parte de las insuficiencias señaladas pueden retrotraerse a un aspecto básico: la necesidad de una clarificación del concepto de cognición en el marco de una teoría integradora del afecto, la cognición y la conducta, es decir, de la aportación del constructivismo.
Greenberg (1988): "Esperamos que la terapia cognitiva se vea impelidas a volverse más constructivista en su visión de la cognición y a desarrollar métodos terapéuticos consistentes en esa perspectiva".

http://online-psicologia.blogspot.com.es/