31 de agosto de 2016

Why Do People Kill Themselves? New Warning Signs

The beeper next to my bed went off at 1:30 a.m. When I called the number, my supervisor said that my client was trying to kill herself. She was on the Canadian side of the Niagara Falls where she deliberately climbed over a railing, walked down a few feet and stood there, 100 feet above the Niagara River. Police cars, firefighters, ambulances, and a crowd of people stood in the dark, watching to see what happens. Does somebody save her? Is she willing to jump? Will she climb back up? She was a librarian, intelligent, with a dark sense ofhumor colored by an unremitting, depressive episode lasting over a decade. Before I started my car, I received a phone call that first line responders talked her off the ledge. She would attempt suicide two other times before I left the clinic and moved to another state. Every once in awhile those of us who worked at the clinic run into each other and when her name is mentioned, there is agreement that she is probably dead.
Suicide is newsworthy because life is precious. In 1993, a 6-year old girl living in Florida stepped in front of a train. She left a note saying that she "wanted to be with her mother" who recently died from a terminal illness. This is the power of the human mind. A girl in Kindergarten thinks of the past and imagines a future that is so bleak, so devoid of meaningful moments without her mom, that she takes her own life. The same mental tools that distinguish us from other animals, the same mental tools that allow us to solve problems and produce creative works that give us symbolic immortality are the same tools that allow a 6-year old to contemplate a future that is terrible enough to physically leap into an oncoming train. If a 6-year old has the cognitive capacity to kill herself, then we need to step up our efforts to understand and prevent it from happening.
There are a couple of instrumental studies that have helped make a dent in this problem.
1. Researchers dissected 20 suicide notes written by people who attempted suicide with 20 notes written by people who successfully killed themselves. The notes were evaluated on 5 dimensions: sense of burden (would my loved ones be better off without me?), sense of emotional pain (how much suffering is in my life?), escaping negative feelings (is death the answer to ending this pain?), altered social world (is death the answer to my troublesome social relationships?, and hopelessness (is there evidence that life is going to get any better?).
What they found deserves your undivided attention. The biggest difference was that the notes of suicide completers included much more detail about how they were a burden on other people and society at large compared to the attempters. In fact, this sense of burden was the only dimension that distinguished the suicide letters of these two groups. You might be as surprised as me that hopelessness, amount of pain, and the belief that death will end the pain were common themes in the letters of both groups. Other studies have replicated these findings.
In general, people do not commit suicide because they are in pain, they commit suicide because they don't believe there is a reason to live and the world will be better off without them. 
2. But perhaps there is another piece of the puzzle that takes us back to the opening story. What is it that enables a person to be strong enough to follow through and swallow an entire bottle of pills, ingest poison, or push the chair out so that they dangle from a rope tied to the ceiling? It might be controversial to use the word courage, grit, or strength in this context. Nevertheless, a suicidal person often must overcome intense emotional distress to commit the final act. Leading suicide researchers speculated that a sense of burden is necessary but insufficient to understand who kills themselves. A person might also require the capacity to harm themselves. A person must be highly tolerant of pain and conflict to make room for the uncomfortable thoughts and feelings that arise when working toward the goal of ending life. This tolerance of distress must be acquired somewhere along the way. Researchers continue to find support for the notion that the greatest suicidal risk exists for people that believe they are a burden on society AND possess a history where they acquired the capacity to harm themselves. This acquired capability can arise in unusual ways such as:
  • playing violent and extreme sports
  • getting multiple body piercings and tatoos
  • shooting guns
  • getting in physical fights
These types of painful and provocative events offer a sense of fearlessness about lethal self-injury. A person might respond positively to items such as “Things that scare most people don’t scare me” and “I can tolerate more pain than most people.”
If you remain unconvinced about the importance of an acquired capacity to tolerate pain and distress, consider these sobering figures. One in 25 people who sought health care services at a hospital because of self-harm or self-injurious behavior will kill themselves in the next 5 years. By dealing with deep distress and emotional pain by harming yourself with acts such as cutting, burning, sticking objects in your skin, or intentionally preventing wounds from healing, you are becoming increasingly capable of suicide.
One of the odd things about this line of research is that in any other context, high pain tolerance is a strength, a gift, a form of emotional agility that allows a person to be more successful and satisfied with life. This is why I bring this research up. Look at the motives behind people's actions because what we might view as an admirable strength in another context, is a fatal risk factor.
Do not grow weary from the endless news stories of war veterans and emotionally distressed kids, teenagers, and adults who commit suicide. Let these stories be a call to action. And we have some valuable science to guide us in the right direction.
For more details on the science described above:
Carroll, R., Metcalfe, C., Gunnell, D. (2014). Hospital Presenting Self-Harm and Risk of Fatal and Non-Fatal Repetition: Systematic Review and Meta-Analysis. PLoS ONE 9(2): e89944. doi:10.1371/journal.pone.0089944
Joiner, T. E., Pettit, J. W., Walker, R. L., Voelz, Z. R., Cruz, J., Rudd, M. D., & Lester, D. (2002). Perceived burdensomeness and suicidality: Two studies on the suicide notes of those attempting and those completing suicide. Journal of Social and Clinical Psychology,21(5), 531-545.
Van Orden, K. A., Witte, T. K., Gordon, K. H., Bender, T. W., & Joiner Jr, T. E. (2008). Suicidal desire and the capability for suicide: tests of the interpersonal-psychological theory of suicidal behavior among adults. Journal of Consulting and Clinical Psychology76(1), 72-83.
 Dr. Todd B. Kashdan is a public speaker, psychologist, and professor of psychology and senior scientist at the Center for the Advancement of Well-Being at George Mason University.  His 2014 book, The upside of your dark side: Why being your whole self - not just your “good” self - drives success and fulfillment is available for pre-order. If you're interested in speaking engagements or workshops, go to:toddkashdan.com

30 de agosto de 2016

El sistema Endocrino en la conducta

Las principales glándulas que componen el Sistema Endocrino humano incluyen:

LA HIPÓFISIS
EL HIPOTÁLAMO 

Envía información procesada por el cerebro (como la temperatura medioambiental, los patrones de exposición solar y los sentimientos) a la hipófisis.

La diminuta hipófisis se divide en dos partes: el lóbulo anterior y el lóbulo posterior El lóbulo anterior regula la actividad de las glándulas tiroidea, suprarrenales y reproductoras, y produce diversas hormonas, entre las que cabe destacar:

la hormona del crecimiento, que estimula el crecimiento óseo y de otros tejidos corporales y desempeña un papel importante en la utilización de los nutrientes y minerales

La glándula tiroidea, ubicada en la parte anterior e inferior del cuello, tiene forma de pajarita o mariposa y produce las hormonas tiroideas tiroxina y triiodotironina. Estas hormonas controlan la velocidad a la cual las células queman el combustible de los alimentos para producir energía. La producción y liberación de hormonas tiroideas está controlada por la tirotropina, secretada por la hipófisis. Cuantas más hormonas tiroideas haya en el torrente sanguíneos de una persona, más rápidamente ocurrirán las reacciones químicas que tienen lugar en su organismo.

¿Por qué son tan importantes las hormonas tiroideas? Por diversos motivos; por ejemplo, ayudan a crecer y desarrollarse a los huesos de los niños y jóvenes y desempeñan un papel fundamental en el desarrollo del cerebro y del sistema nervioso en los niños.

LAS GLÁNDULAS PARATIROIDEAS

Pegadas a la glándula tiroidea, hay cuatro glándulas diminutas que funcionan conjuntamente denominadas glándulas paratiroideas. Liberan la hormona paratiroidea, que regula la concentración de calcio en sangre con la ayuda de la calcitonina, fabricada por la glándula tiroidea.

¿QUÉ ES EL SISTEMA ENDOCRINO?
LA GLÁNDULA TIROIDEA
LOS GLÁNDULAS SUPRARRENALES

En el cuerpo humano hay dos glándulas suprarrenales, de forma triangular, una encima de cada riñón. Las glándulas suprarrenales constan de dos partes, cada una de las cuales fabrica distintas hormonas y desempeña distintas funciones. La parte más externa, la corteza suprarrenal, produce unas hormonas denominadas corticoesteroides, que contribuyen a regular el equilibrio entre sales minerales y agua, la respuesta al estrés, el metabolismo, el sistema inmunitario y el desarrollo y la función sexuales. La parte más interna, la médula suprarrenal, produce catecolaminas, como la adrenalina. También denominada epinefrina, esta hormona eleva la tensión arterial y la frecuencia cardiaca en situaciones de estrés.

LA GLÁNDULA PINEAL

La glándula pineal se encuentra justo en centro del cerebro. Secreta melatonina, una hormona que probablemente influye en que tengas sueño por las noches y te despiertes por las mañanas.

LAS GÓNADAS

Las gónadas son la principal fuente de hormonas sexuales. La mayoría de la gente no piensa en ello, pero tanto los hombres como las mujeres tienen gónadas. En los hombres, las gónadas masculinas, o testículos, se encuentran en el escroto. Segregan unas hormonas denominadas andrógenos, la más importante de las cuales es la testosterona. Estas hormonas indican a los chicos cuándo ha llegado el momento de iniciar los cambios corporales asociados a la pubertad, incluyendo el crecimiento del pene, el estirón, el cambio de voz y el crecimiento de la barba y del vello púbico. En colaboración con otras hormonas secretadas por la hipófisis, la testosterona también indica a los chicos cuándo ha llegado el momento de producir esperma en los testículos.
Las gónadas femeninas, los ovarios, se encuentran dentro de la pelvis. Producen ovocitos y secretan las hormonas femeninas: elestrógeno y la progesterona. El estrógeno indica a las chicas cuándo tienen que iniciar los cambios corporales asociados a la pubertad. Durante esta etapa del desarrollo, a las chicas les crecen los senos, empiezan a acumular grasa en caderas y muslos y experimentan un estirón. Tanto el estrógeno como la progesterona participan también en la regulación del ciclo menstrual y desempeñan un papel importante en el embarazo.


¿QUÉ FUNCIÓN DESEMPEÑA EL SISTEMA ENDÓCRINO?


Las hormonas, una vez secretadas, circulan por el torrente sanguíneo desde la glándula endocrina hasta las células diseñadas para recibir el mensaje de que aquellas son portadoras. Estas células se denominan células diana. A lo largo de este recorrido por el torrente sanguíneo, unas proteínas especiales se unen a diversas hormonas. Estas proteínas actúan como portadoras, controlando la cantidad de hormona disponible que debe interactuar con las células diana. Las células diana tienen receptores en los que solo encajan hormonas específicas, de modo que cada tipo de hormona se comunica solamente con un tipo específico de células diana que posee receptores para esa hormona. Cuando una hormona llega a su célula diana, se adhiere a los receptores específicos de esa célula y la combinación de hormona-receptor transmite instrucciones químicas sobre el funcionamiento interno de la célula.

Cuando las concentraciones hormonales alcanzan el nivel normal, el sistema endocrino ayuda al cuerpo a mantener esa concentración hormonal en sangre. Por ejemplo, si la glándula tiroidea ha segregado una cantidad adecuada de hormonas tiroideas, la hipófisis capta una concentración normal de esa hormona en el torrente sanguíneo y ajusta en consonancia su liberación de tirotropina, la hormona hipofisiaria que estimula a la glándula tiroidea a producir hormonas tiroideas.


Otro ejemplo de este proceso lo encontramos en las glándulas paratiroideas. La hormona paratiroidea incrementa la concentración de calcio en sangre. Cuando esta concentración aumenta, las glándulas paratiroideas captan el cambio y, consecuentemente, reducen la secreción de hormona paratiroidea. Este proceso de ajuste se denomina sistema de retroalimentación negativa.

El hipotálamo, un conjunto de células especializadas ubicado en la parte central inferior del cerebro, es el principal nexo de unión entre los sistemas endocrino y nervioso. Las células nerviosas del hipotálamo controlan el funcionamiento de la hipófisis, segregando sustancias químicas que bien estimulan o bien inhiben las secreciones hormonales de esta última glándula.
Las piezas fundamentales de sistema endocrino son las hormonas y las glándulas. las hormonas transmiten información e instrucciones entre conjuntos de células. Aunque por el torrente sanguíneo circulan muchas hormonas diferentes, cada tipo de hormona está diseñado para repercutir solamente sobre determinadas células.

El hipotálamo
La hipófisis
La glándula tiroidea
Las glándulas paratiroideas
Las glándulas suprarrenales
La glándula pineal
Las glándulas reproductoras (que incluyen los ovarios y los testículos).

A pesar de no ser mayor que un guisante, la hipófisis, ubicada en la base del cerebro, justo debajo del hipotálamo, se considera la parte más importante del sistema endocrino. Se suele denominar la "glándula maestra" porque fabrica hormonas que regulan el funcionamiento de otras glándulas endocrinas. La fabricación y secreción de hormonas hipofisarias puede verse influida por factores como las emociones y los cambios estacionales. A tal efecto, el hipotálamo

Una glándula es un conjunto de células que fabrican y secretan (o segregan) sustancias. Las glándulas seleccionan y extraen materiales de la sangre, los procesan y secretan el producto químico resultante para que sea utilizado en otra parte del cuerpo. Algunos tipos de glándulas liberan los productos que sintetizan en áreas específicas del cuerpo. Por ejemplo, las glándulas exocrinas, como las sudoríparas y las salivares, liberan secreciones sobre la piel o en el interior de la boca. Sin embargo, las glándulas endocrinas liberan más de 20 tipos de hormonas diferentes directamente en el torrente sanguíneo, desde donde son transportadas a otras células y partes del cuerpo.

Carolina Mendez Clavel

Fuga Disociativa: síntomas, causas, tratamientos.

La fuga disociativa se caracteriza por la pérdida de memoria durante una o varias salidas inesperadas.
La persona sale, se encuentra en un lugar nuevo y no recuerda cómo llego a ese lugar.
Normalmente la persona puede asumir una nueva identidad durante la salida y ha huido de una situación estresante o traumática.

Descripción

La etiología de la fuga disociativa esta relacionada con la amnesia disociativa, la cual se caracteriza por el bloqueo de memoria tras la exposición a eventos traumáticos o estresantes.
Una persona que experimenta el fuga puede estar expuesta a:
  • Un evento estresante o traumático.
  • La reaparición de un evento o persona que represente un trauma anterior.

Síntomas

Es difícil reconocer un estado de fuga porque el comportamiento de la persona parece normal.
Los síntomas pueden ser los siguientes:
  • Viaje repentino e imprevisto fuera de casa.
  • Confusión o perdida de memoria sobre la identidad, con la posibilidad de asumir una nueva identidad.
  • Incapacidad para recordar eventos pasados o información importante de la vida de la persona.
  • Malestar extremo y problemas con el funcionamiento en la vida diaria, debido a los episodios de fuga.

Causas

La fuga disociativa se ha relacionado con un alto nivel de estrés, el cuál puede ser causado por acontecimientos traumáticos como:
  • Guerras.
  • Violencia.
  • Abusos.
  • Accidentes.
  • Desastres naturales.

Diagnóstico

A) La alteración de este trastorno consiste en viajes repentinos e inesperados lejos del hogar o del puesto de trabajo, con incapacidad para recordar el pasado del individuo.
B) Confusión sobre la identidad personal, o asunción de una nueva identidad (parcial o completa)
C) El trastorno no aparece exclusivamente en el transcurso de un trastorno de identidad disociativo y no es debido a los efectos fisiológicos de una sustancia (drogas o fármacos) o de una enfermedad médica.
D) Los síntomas producen malestar clínico significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de actividad del individuo.
Si existen síntomas de amnesia disociativa, el profesional de la salud comenzará una evaluación con el historial médico y un examen físico de la persona afectada.
No existen pruebas médica específicas, aunque se puede utilizar neuroimagen, electroencefalograma o análisis de sangre para descartar otras condiciones médicas o efectos secundarios de fármacos.
Condiciones médicas como lesiones cerebrales, enfermedades cerebrales, falta de sueño y abuso de alcohol o drogas pueden provocar síntomas parecidos a los de este trastorno.
Si no se encuentran causas físicas, la persona puede ser referida a un psicólogo o psiquiatra que tenga la experiencia y formación para evaluar, diagnosticar e intervenir.

Tratamiento

La primera meta del tratamiento es disminuir los síntomas y controlar problemas derivados del trastorno.
A continuación, se ayuda a la persona a expresar y procesar los recuerdos dolorosos, desarrollando nuevas estrategias de afrontamiento, restaurando el funcionamiento normal y mejorando las relaciones personales.
El modelo de tratamiento depende de los síntomas específicos y de la situación de la persona:
  • Terapia cognitiva: cambio de pensamientos irracionales o disfuncionales que dan como resultado sentimientos y comportamientos negativos.
  • Medicación: no hay medicación específica para tratar este trastorno, aunque si puede beneficiarse una persona que también padezca de ansiedad o depresión.
  • Terapia familiar: educar a la familia sobre el trastorno, mejorar habilidades para adaptarse al mismo.
  • Otro tipo de terapias para ayudar a que la persona exprese sus sentimientos y pensamientos.
  • Hipnosis clínica: incluye técnicas de relajación intensa y concentración para conseguir un estado alterado de conciencia, permitiendo a la persona explorar sus pensamientos, emociones y recuerdos que ha podido bloquear de su mente consciente. Su uso debe ser estudiado, ya que existen varios riesgos como la creación de recuerdos falsos o rememoración de experiencias traumáticas.

Pronóstico

La mayoría de fugas disociativas son breves durando menos de un mes. Sin embargo, algunos casos pueden ser de varios meses.
A menudo el trastorno se soluciona solo y el pronóstico suele ser bueno. Sin embargo, sin tratamiento para solucionar los problemas subyacentes, pueden ocurrir otras fugas.

Prevención

La prevención en si misma no es posible, aunque es de ayuda que se comience el tratamiento tan pronto como se observen los síntomas.
Es importante por tanto la intervención inmediata después de una experiencia estresante o traumática para reducir la posibilidad de un trastorno de este tipo.

Referencias

Dissociative Fugue (formerly Psychogenic Fugue) (DSM-IV 300.13, Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, Fourth Edition).
American Psychiatric Association (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders : DSM-5. Washington, D.C: American Psychiatric Association. ISBN 9780890425541.
“Dissociative Amnesia, DSM-IV Codes 300.12 ( Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, Fourth Edition )”. Psychiatryonline.com. Retrieved 2011-11-28.
Allen, Thomas E., Mayer C. Liebman, Lee Crandall Park, and William C. Wimmer. A Primer on Mental Disorders: A Guide for Educators, Families, and Students. Lantham, MD: Scarecrow Press, 2001.
Por Alberto Rubín Martín

29 de agosto de 2016

​¿Qué es el lóbulo frontal y cómo funciona?

Explicamos las funciones y la morfología de esta región cerebral.
El lóbulo frontal es una de las partes del cerebro más estudiadas y más interesantes desde el punto de vista de la psicología, la neuropsicología y las neurociencias en general. No sólo es conocido por el hecho de ser el lóbulo más grande en el encéfalo humano, sino también por las importantísimas funciones y capacidades cuya existencia debemos a esta estructura. ¿Qué capacidades son estas?
Te puede interesar este post: "Los lóbulos del cerebro y sus distintas funciones"
Básicamente las funciones del lóbulo frontal son todas aquellas que atribuimos exclusivamente a los seres racionales, con criterio propio, con la posibilidad de actuar según estrategias complejas y bien preparados para vivir en sociedades muy grandes. 

La importancia del lóbulo frontal

La diferencia entre tener un lóbulo frontal como el de los seres humanos adultos y sanos y no tenerlos es la diferencia que hay entre ser un organismo guiado básicamente por los impulsos y las emociones u otro que, a pesar de estar motivado fundamentalmente por estados emocionales generados por el sistema límbico, es capaz de posponer estos impulsos para seguir planes elaborados y optar a conseguir objetivos abstractos o situado en un punto muy lejano en el tiempo.
Sin embargo, el papel del lóbulo frontal va más allá de ser un conjunto de neuronas y glía que permite pensar a largo plazo. Exploraremos su potencial en las siguientes líneas.

¿Cómo es el lóbulo frontal?

El lóbulo frontal es una estructura anatómica situada en la parte más frontal del cerebro, es decir, más cercana al rostro. Está separado del lóbulo parietal por laFisura de Rolando (o Fisura Central) y del lóbulo temporal por la Fisura de Silvio (o Fisura Lateral). Además, en el encéfalo humano los lóbulos frontales son los mayores de todos, ya que ocupan aproximadamente un tercio de toda la corteza cerebral.
A pesar de que se le puede considerar una de las muchas partes del cerebro, hay que tener en cuenta que los lóbulos frontales no trabajan por sí solos, y que sólo cobran sentido como estructura cerebral cuando trabajan coordinadamente con el resto del encéfalo.

Ahondando en detalles

Suele decirse que el lóbulo frontal es la parte del cerebro que más nos diferencia del resto de animales. Si bien es cierto que el cerebro de nuestra especie es distinto a los del resto en muchos más aspectos que afectan a su globalidad, esta afirmación es, en parte, verdadera.
¿Por qué? Porque nuestros lóbulos cerebrales no son sólo los más grandes proporcionalmente, sino también los únicos que hacen posible la existencia una gran variedad de funciones y capacidades únicas.

La importancia de las funciones ejecutivas

Los lóbulos frontales del cerebro destacan especialmente por el hecho de estar muy involucrados en las llamadas funciones ejecutivas. Estas funciones son las que asociamos a la cognición y la toma de decisiones: el uso de la memoria, la planificación, la selección de objetivos, y la resolución de problemas específicos que tienen que ser abordados focalizando la atención en aspectos concretos.
En líneas generales, puede decirse que el lóbulo frontal de cada hemisferio sirve para convertir la información sobre el entorno en materia a partir de la cual decidir lo que se hace y diseñar un plan de acción para intervenir sobre lo que nos rodea. De algún modo, es la parte del cerebro gracias a la cual dejamos de convertirnos en sujetos pasivos para pasar a ser agentes activos, con capacidad para cambiar cosas respondiendo a unos objetivos concretos elegidos por nosotros a partir de lo que hemos ido aprendiendo.

El lóbulo frontal no opera aisladamente

Por supuesto, todo esto no lo hace solo. Es imposible entender cómo funciona el lóbulo frontal sin saber también cómo funcionan otras estructuras del cerebro, de las que no sólo recibe información sino que además funcionan coordinándose con este en tiempo real y a una velocidad vertiginosa. Así, por ejemplo, para iniciar una secuencia de movimientos voluntarios, el lóbulo frontal necesita que estén activados los ganglios basales, relacionados con la ejecución de movimientos automatizados fruto de las experiencias pasadas y la continua repetición.

Algunas funciones básicas del lóbulo frontal

Entre las funciones y procesos ejecutivos que asociamos al lóbulo frontal podemos encontrar los siguientes:

Meta-pensamiento

Es decir, la capacidad para pensar en abstracto sobre cosas que sólo están presentes en nuestra imaginación, ya que no evocamos por el hecho de estar siendo registradas por nuestros sentidos en ese momento determinado. También es importante hacer notar que este tipo de pensamiento puede tener varios grados de abstracción, lo cual incluye la posibilidad de pensar en cómo pensamos. Es en este tipo de procesos en el que intervienen las Terapias Cognitivo-Conductuales.

Gestión de la memoria de trabajo

Lesiones en ciertas partes del lóbulo frontal hacen que la memoria de trabajo se vea afectada. Esto significa que el lóbulo frontal tiene un papel a la hora de mantener en un tipo de memoria "transitoria" información relativa a un problema que debe ser resuelto en tiempo real, y que una vez solucionado este perderán su valor.

Ideación a largo plazo

Actualmente se cree que el lóbulo frontal permite proyectar experiencias pasadas en situaciones futuras, todo ello a partir de las normas y dinámicas que se han ido aprendiendo por el camino. A su vez, esto permite situar objetivos, metas e incluso necesidades en un punto muy alejado del presente, a meses o años vista.

Planificación

Pensar en el futuro permite imaginar planes y estrategias, además de sus posibles resultados y consecuencias. El lóbulo prefrontal no sólo "crea" posibles escenas futuras en nuestra mente, sino que también nos ayuda a navegar por ellas buscando nuestros propios objetivos.

Control de la propia conducta

La zona orbital del lóbulo frontal (es decir, la zona inferior de este, que queda cerca de las órbitas de los ojos) está en constante relación con los impulsos que vienen de la zona del sistema límbico, la estructura en la que se originan las emociones. Es por eso que una de sus funciones es amortiguar los efectos de estas señales, para evitar que ciertos arrebatos emocionales e impulsos que requieren ser satisfechos cuanto antes entorpezcan los planes cuya meta está situada a largo plazo. En definitiva, todo esto facilita el autocontrol.

Cognición social

Los lóbulos frontales nos permiten atribuir estados mentales y emocionales a los demás, y que esto influya en nuestra conducta. De este modo, interiorizamos posibles estados mentales de la gente que nos rodea.

Partes del lóbulo frontal

Podríamos pasarnos días, semanas e incluso meses recapitulando todas las sub-estructuras que pueden encontrarse en un lóbulo frontal común y corriente, ya que siempre es posible ir desgranando hasta el infinito una parte en otras más pequeñas. Sin embargo, puede decirse que las principales áreas del lóbulo frontal son las siguientes:

1. Corteza motora

La corteza motora es la parte del lóbulo frontal involucrada en los procesos de planificación, ejecución y control de los movimientos voluntarios. Puede entenderse que es en esta parte del cerebro donde la información sobre el entorno y sobre la propia información que se procesa en el cerebro se convierte en acción, es decir, en señales eléctricas destinadas a activar músculos del cuerpo.
La corteza motora está situada justo al lado de la fisura de Rolando, y por lo tanto recibe muchas información proveniente del área somatosensorial que se encuentra justo al otro lado de esta "frontera", en el lóbulo parietal.
La corteza motora se divide en corteza motora primaria, corteza pre-motora y área motora suplementaria.

Corteza motora primaria (M1)

Es en esta zona donde se originan gran parte de los impulsos nerviosos que bajarán por la espina dorsal para activar músculos concretos.

Corteza pre-motora (APM)

La corteza pre-motora es la parte del lóbulo frontal encargada de hacer que el aprendizaje de experiencias pasadas influya sobre la técnica de movimiento. Por eso, tiene un papel muy importante en los movimientos que realizamos constantemente y de los cuales somos "expertos", como los que están asociados con el control postural y los movimientos proximales (es decir, los que se realizan con partes del tronco o zonas muy cercanas a él). Trabaja recibiendo información de los ganglios basales y el tálamo, especialmente.

Área motora suplementaria (AMS)

Está involucrada en la realización de movimientos muy precisos, como los que requieren de la utilización de los dedos de las manos de forma coordinada.

2. Corteza prefrontal

Muchas de las características y rasgos que atribuimos en exclusiva a nuestra especie tienen su base neural en esta región del lóbulo frontal: la capacidad para reprimir impulsos y para pensar en ideas abstractas, la imaginación de las posibles situaciones futuras a partir de lo que hemos visto en el pasado y la interiorización de las normas sociales. En realidad, algunas facultades y funciones cognitivas que normalmente se atribuyen a los lóbulos frontales en general, existen, concretamente, gracias a la corteza prefrontal, que es la región de la corteza que ha evolucionado más recientemente.

3. Área de Broca

Esta zona está involucrada en la realización de movimientos concretos para articular el habla. Por lo tanto, desde aquí se emiten señales que irán a parar a la lengua, la laringe y la boca.

Referencias bibliográficas:

  • Goldberg E. (2001). The executive brain.
  • Shammi P, Stuss DT. (1999). Humour appreciation: a role of the right frontal lobe. Brain.
  • Zalla T, Pradat-Diehl y P, Sirigu A. (2003). Perception of action boundaries in patients with frontal lobe damage. Neuropsychologia.
Arturo TorresPsicólogo

​El famoso y macabro caso de necrofilia de Carl Tanzler - Psicología forense y criminalística


           Un impactante caso que nos muestra la peor cara del ser humano.



Pocos casos de necrofilia son tan famosos como el de Carl Tanzler. La historia real de un hombre que, de manera sorprendente, llevó su obsesión por una mujer más allá de la muerte. 
Carl Tanzler (más tarde conocido como Carl von Cosel) fue capaz de exhumar el cadáver de la que consideraba la mujer de su vida, para continuar teniendo relaciones sexuales con ella.

¿Qué es la necrofilia?

La necrofilia o necrosexualidad es un tipo de parafilia que se caracteriza por un alto nivel de excitación a través de la contemplación, el contacto, la mutilación o la evocación mental de un cadáver.
Tener relaciones sexuales con cadáveres no solamente está considerado como algo socialmente inaceptable, sino que está penado con cárcel, pues se entiende que la persona muerta no hubiese consentido ese acto estando viva.

Carl Tanzler: un caso famoso de necrofilia

Estados Unidos se consideraba la tierra de las oportunidades. Durante décadas, muchos inmigrantes se afincaban en los Estados Unidos de América en busca de un futuro mejor. Esto es lo que hizo Carl Tanzler, un radiólogo de nacionalidad alemana.
Tanzler emigró a Zephyrillis, una ciudad del condado de Pasco en Florida. Llegó con su mujer y dos hijas, pero poco más tarde dejó a su familia para mudarse a la Isla de Key West, cerca de Miami. Allí alquiló un aparato de rayos-x en el Hospital de la Marina Estadounidense, y cambió su nombre a Carl von Cosel.
Un día de 1930, la vida de Tanzler cambió para siempre.Tenía cincuenta y pocos años en aquel entonces y tuvo un romance con su paciente Maria Elena Milagro de Hoyos.Ésta padecía tuberculosis y su madre la llevó al hospital en busca de tratamiento para su patología.

Tanzler tuvo visiones durante su infancia de la mujer de su vida

De niño en Alemania, Tanzler reportó que tenía visiones de una chica exótica, la supuesta mujer de su vida. Cuando conoció a María Elena, pensó que era la mujer de sus visiones. Es decir, que esta mujer cubana de 21 años era su verdadero amor.
Gracias a su flechazo y a pesar de que Tanzler no contaba con suficiente formación para tratar esta patología, y además de las pocas posibilidades de curación de la paciente, él mismo realizó el tratamiento de Elena desde la casa de sus padres.
Pero María Elena Milagro de Hoyos empeoró debido a su enfermedad, y 25 de Octubre de 1931 falleció. Entonces, el bueno de Tanzler pagó el funeral y construyó un mausoleo para María Elena en el cementerio de la Isla de Key West, todo esto con el consentimiento de su familia. Visitó su tumba cada noche durante un año y medio después de su muerte.

Su obsesión por María Elena y la exhumación del cadáver


Pero pronto la obsesión por María Elena se volvió macabra. Tazler contó más tarde que el espíritu de Maria Elena cantaba para él en castellano mientras se sentaba cerca de la tumba, y le suplicaba que se la llevara con él. En abril de 1933, Tanzler exhumó el cadáver de la chica cubana y se lo llevó a su casa con un carrito de juguete.
Cuando el cuerpo estaba en su casa, se dedicó a preservarlo de maneras inimaginables. Ya que éste estaba en un estado considerable de putrefacción, pego sus huesos con perchas y cables, le puso ojos de cristal en las cuencas de sus ojos, y reemplazó la carne podrida con tela de seda tratada con cera y yeso blanco. Tanzler introdujo trapos en las cavidades abdominales y el pecho para mantener la ilusión de la forma humana y le puso una peluca que María Elena solía llevar puesta. Para ocultar el olor a putrefacto, el radiólogo utilizó litros y litros de perfume.

Tanzler mantenía relaciones sexuales con el cadáver de Maria Elena Milagro de Hoyos

Paso días y noches enteras con el cuerpo, incluso bailaba con él. Además, Tanzler mantenía relaciones sexuales con el cadáver.
Tras un tiempo, los rumores llegaron a la familia de Maria Elena. Su hermana Florinda fue hasta casa de Tanzler, y para su enorme sorpresa, descubrió el cuerpo de su hermana. Sin pensarlo, llamó a la policía y Tanzler fue detenido.
El caso se hizo muy famoso y tuvo bastante repercusión mediática. Después de su detención, el cuerpo de María Elena fue enterrado en el cementerio para que pudiera descansar en paz. Cuando Tanzler salió de la cárcel, escribió una autobiografía que fue publicada en Fantastic Adventures

Juan Armando CorbinPsicólogo de las organizaciones

¿Cómo salir de tu zona de confort? 7 claves para lograrlo

Si estás estancado en una vida gris, es posible que vivas en una burbuja llamada "zona de confort".